Calcio

Calcio

El calcio es un mineral que compone parte de nuestro cuerpo y además cumple un rol más que importante en la composición de nuestros huesos y dientes. De hecho, el 99% del calcio que existe en nuestro cuerpo se encuentra en ellos. Por otra parte, 1% restante que sobra está en la sangre, específicamente en el líquido extracelular y en el tejido adiposo. Es imprescindible un consumo permanente mediante alimentos ricos en calcio para siempre mantener en óptimas condiciones los huesos y prever enfermedades como por ejemplo la osteoporosis.

Entre sus numerosas funciones, omitiendo su cumplimiento excepcional con la estructura y rigidez de los huesos, también permite la contractibilidad de los músculos, la circulación de la sangre, la transmisión desde los nervios cerebrales y también la producción de hormonas. Es posible encontrar una fuente vital del calcio a través de productos lácteos y en su defecto, en menor medida, en los vegetales y otros alimentos.

Beneficios del consumo del Calcio

  • Forma parte de los dientes y huesos y contribuye a mantenerlos sanos.
  • Es necesario para la coagulación de la sangre.
  • Participa en la transmisión del impulso nervioso.
  • Contribuye en la contracción muscular.
  • Disminuye la tensión arterial y el colesterol.
  • Permite la estimulación de la secreción hormonal.
  • Contribuye a la activación de enzimas.
  • Colabora en la permeabilidad de las membranas celulares.

Participa en la absorción de vitamina B12.El calcio, tal como lo conocemos, es el mineral que más abunda en nuestro cuerpo y sus recomendaciones de consumo son indiscutiblemente elevadas, pues resulta esencial para una buena formación del esqueleto del cuerpo, siendo un componente especial e indispensable durante los períodos de la infancia y la adolescencia. En la vejez también es importante su inclusión en las ingestas para reponer así las pérdidas que se producen. Entre los alimentos que ofrecen una mejor biodisponibilidad de calcio, los que más destacan son la leche y los derivados lácteos.

Mantiene la salud ósea en óptimas condiciones

La principal función del calcio y por lo cual es tan reconocido y alabado, es por el papel que cumple en los huesos. Además de formar parte de ellos, es indispensable tanto para su crecimiento como posterior mantenimiento. Asimismo, es capaz de prevenir enfermedades como podrían serlo la osteroporosis y la artritis.

Un tesoro para combatir la obesidad

El calcio es vital para siempre mantenernos prevenidos de la obesidad, bien sea en hombres como en mujeres. En los casos donde puede llegar a existir una deficiencia de calcio en el organismo, la hormona que conocemos como paratiroides, será producida de manera tal que se tenderá a la obesidad. Por esta misma razón es imprescindible incorporar el calcio en nuestro consumo diario.

Nos previene de las enfermedades cardiovasculares

Una ingesta permanente de calcio nos garantiza una buena prevención de enfermedades cardiovasculares, ya que los adecuados niveles de calcio son capaces de proporcionarnos protección a los músculos de la zona y mejorar así la circulación sanguínea.

Aporta el mayor cuidado para la piel

Como sucede con otros componentes, es también un aliado primordial e impresionable en el cuidado de la piel. Te permitirá densificar tu piel, reducir arrugas y dar la hidratación que requieres después de la continua exposición en el sol.