¿Cómo afecta el cortisol a la pérdida de grasa?

Publicado el 23 agosto, 2019 | Entrenamiento, Salud

El torso de los mejores Mens Fitness muestran esos six packs espectacluares; de nuevo, este es otro ejemplo en el que debemos hacer una distinción entre los efectos de un pico a corto plazo y una elevación a largo plazo del cortisol.

Lo que pasa que el cortisol tiene un efecto lipolítico, lo que significa que acelera la velocidad a la que las células grasas liberan la grasa almacenada.

¿Cómo funciona el cortisol?

El aumento del cortisol durante el ejercicio ayuda a descomponer la grasa almacenada para que se pueda quemar, sin embargo, es una historia diferente cuando los niveles de cortisol se elevan durante largos períodos, lo que a menudo se debe a un estrés fisiológico y/o psicológico constante. Y un gran déficit de calorías, creado por cantidades excesivas de ejercicio y una dieta muy restrictiva baja en carbohidratos, definitivamente entra en la categoría de «estrés fisiológico».

Un problema relacionado con los niveles persistentemente altos de cortisol es la retención de agua; esta cantidad adicional de agua puede oscurecer los resultados, haciendo que parezca que la tasa de pérdida de grasa se ha estancado. Todo lo que sucede es que el agua reemplaza parte de la grasa que se ha perdido, por lo que el peso en la báscula se mantiene igual.

A menudo esta es la razón por la cual algunas personas cuya pérdida de peso se ha estancado parecen perder grasa muy rápidamente al hacer «hacen trampa» en la dieta, aumentando su consumo de carbohidratos. Los niveles de cortisol disminuyen y se pierde el agua retenida y no solo se termina con menos kilogramos, sino que el cuerpo aparece más esbelto o definido.

El cortisol tiene el potencial de contribuir al aumento de grasa, pero eso se debe principalmente al efecto que tiene en el apetito, pues hace que el cerebro sea menos sensible a los efectos de la leptina, atenuando la señal de «ya he comido lo suficiente» que se envía al cerebro. Esto puede hacer sentir más hambriento de lo normal al atleta.

El cortisol también tiende a estimular el apetito, particularmente para alimentos con alto contenido de almidón, azúcar o grasa; el problema empeora en las personas que secretan grandes cantidades de cortisol en respuesta al estrés. Dada una variedad de alimentos para comer, generalmente esas personas elegirán los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar, principalmente porque estos alimentos ayudan a calmar la respuesta del cuerpo al estrés crónico.

Reduce tu cintura controlando tus hormonas




Cupón Descuento MASmusculo.com BLOG

¿Más cortisol significa Más grasa corporal?

En un estudio publicado en el International Journal of Sports Physiology and Performance, los científicos rastrearon el progreso de un culturista competitivo natural durante seis meses antes y después de una competición.

  • En los primeros tres meses de dieta, sus niveles de grasa corporal cayeron de 15 al 9%; eso a pesar del hecho de que los niveles de cortisol aumentaron más del doble durante el mismo período.
  • Durante los siguientes tres meses, el cortisol permaneció al doble del nivel basal, sin embargo, nuestro atleta aún pudo reducir sus niveles de grasa corporal a la mitad, llegando al 4.5% de grasa corporal al final del estudio.

La conclusión es que el cortisol tiene un lado bueno y un lado malo; es una parte integral de la orquesta hormonal que toca dentro del cuerpo, y no hay que deshacerse de él por completo, pero no debe estar más tiempo que el estríctamente necesario.

¿Sientes mucho estrés al terminar de entrenar?



Fuente

  • Infinite Labs Research: Cortisol – The Misunderstood Hormone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *