Manzanilla

Manzanilla

    1. Composición de la Manzanilla
    2. Beneficios del consumo de Manzanilla

Desde la Edad Media son conocidas las propiedades de la manzanilla para aliviar diferentes afecciones como asma, náuseas, problemas nerviosos y cutáneos.

Composición de la Manzanilla

La manzanilla posee varios aceites esenciales con una sustancia fundamental como es el camazuleno, además de los ácidos tíglico y antémico. Los taninos también están presentes en la manzanilla y aportan todas sus propiedades antioxidantes a nuestro organismo. La presencia de flavonoides, convierte a la manzanilla en un excelente antioxidante y anticancerígeno.

También posee vitamina C, sales minerales, como el fósforo y calcio.

Beneficios del consumo de Manzanilla

Digestivo: Dentro de las propiedades de la manzanilla se encuentra la antiinflamatoria que ayuda a distender las digestiones pesadas, agilizar la eliminación de gases intestinales y muy efectivo en el tratamiento de úlceras gástricas.

Laxante suave: De la manzanilla se extrae un aceite volátil llamado bisabolol, que posee propiedades anti irritantes y antisépticas, que ayuda a calmar los cólicos intestinales y como laxante suave.

Relajante: La manzanilla actúa como un excelente relajante, no solo para calmar cuadros de irritabilidad sino también para distender los músculos tensos y adoloridos. Indicada especialmente para resolver contracturas musculares en deportistas o personas que realizan un entrenamiento intensivo.

Conciliar el sueño: El consumo de manzanilla en modo de infusión o cápsulas ayuda a evitar los insomnios, conciliando un sueño de calidad.

Dolores menstruales: Las propiedades des inflamatorias de la manzanilla alivian los síntomas de dolores menstruales.

Irritación de los ojos: La propiedad antiinflamatoria de la manzanilla también ayuda a aliviar la irritación de ojos.

Migrañas: Calma los dolores de cabeza, especialmente aquellos provocados por una resaca del consumo de alcohol en exceso. También ayuda a disimular las ojeras de una mala noche de sueño.

Dolores reumáticos: Como los dolores reumáticos tienen que ver con una inflamación de las articulaciones, la manzanilla puede actuar de manera externa e interna desinflamando la zona y minimizando los dolores.

Alivio de síntomas del resfrío: Tanto el asma como bronquitis y fiebre alta son aliviadas con manzanilla gracias a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

Regeneración de tejidos: Su propiedad antiinflamatoria puede aliviar las quemaduras producidas en la piel por exposición solar prolongada, golpes u otras afecciones como eccemas o alergias.

Puesto que desinflama el tejido de todo el organismo, también mucho éxito en el tratamiento de aftas, herpes o gingivitis. Su acción principal en este caso es regenerar los tejidos mucosos.

Tratamientos estéticos: También se utiliza la manzanilla para aclarar el tono del cabello, se la usa en verano porque el contacto con el sol acelera su efecto.