Lavanda

Lavanda

    1. Contenido de la Lavanda
    2. Beneficios del consumo de Lavanda

La lavanda es una planta aromática utilizada por su potente propiedad relajante y muchos otros beneficios más, tales como limpiar nuestro cuerpo y mente. Está disponible en aceite esencial, tintura, crema, hojas secas, tónico e infusión.

Contenido de la Lavanda

La lavanda posee nutrientes que son esenciales para nuestro organismo, entre ellos se encuentran la vitamina A, C, fibra dietética, sodio, calcio e hierro,

Beneficios del consumo de Lavanda

Antiséptico natural: La presencia de polifenoles en la lavanda lo hace un excelente antiséptico para eliminar las bacterias malas de la sangre.

Por su acción antiséptica y antiinflamatoria también se utiliza la lavanda para el tratamiento de heridas e infecciones de la piel. Especialmente para combatir el acné, reducir la hinchazón y enrojecimiento.

Estas mismas propiedades son muy útiles para tratar las encías sensibles y evitar el mal aliento. Curando a la vez las llagas o pequeñas úlceras.

Anti-inflamatorias: El aceite esencial de lavanda es muy útil para tratar lesiones de los músculos como esguinces o aliviar dolores de cabeza, dientes o lumbalgia.

Relajante: La lavanda es un relajante natural, por lo que es ideal para tratar a la ansiedad, estrés y depresión. Los baños de lavanda brindan alivio en pies cansados, manos doloridas y dolores musculares.

Dentro de las propiedades de la lavanda se encuentra el de ayudar a reconciliar el sueño, un tratamiento ideal para las personas que sufren de insomnio.

Esta propiedad relajante también es muy utilizada en tratamientos de enfermedades relacionadas con la demencia por falta de sueño o estrés.

Problemas digestivos e inflamación: Los antioxidantes presentes en la lavanda ayudan a una buena digestión, controlando las bacterias que podrían causar algunos problemas. Es esencial para el tratamiento de gases,  cólicos y mejorar el apetito.

Pérdida de cabello: La lavanda posee propiedades que promueven al crecimiento del cabello y evita la caída del mismo. También se utiliza en casos de caspa y para eliminar los piojos y liendres.

Comezón: El aceite esencial de lavanda alivia la comezón causada por picaduras de insectos o ardor provocados por quemaduras solares.

Náuseas: El aroma del aceite esencial de lavanda es eficaz para aliviar los síntomas de náuseas y mareos.

Migrañas: La lavanda se utiliza para aliviar los dolores de cabeza de diferentes orígenes, tales como nervioso, gástrico, tensional, sinusal, etc.

Broncodilatador: La lavanda también se utiliza para el tratamiento de problemas respiratorios, tales como tos, bronquitis o asma, por su efecto broncodilatador.

Urinario: La inflamación de la vejiga y otros problemas urinarios también se puede tratar con infusiones de lavanda.