Albúmina

Albúmina

    1. Importancia de la Albúmina
    2. Cómo Consumir Albúmina
    3. Cómo Consumir la Albumina de Huevo
    4. Precauciones

La albúmina es una de las proteínas más abundantes en el cuerpo humano y forma parte de la sangre, siendo su principal proteína. Es sintetizada en el hígado y tener déficit de la misma, afección conocida como hipoalbuminemia, puede acarrear consecuencias tales como debilidad muscular, calambres, fatiga, abdomen distendido a causa del líquido acumulado y pérdida de apetito.

Importancia de la Albúmina

  • Transporta las hormonas tiroideas
  • Transporta los ácidos grasos libres
  • Transporta bilirrubina no conjugada
  • Mantiene una correcta distribución de los líquidos corporales
  • Regula el PH
  • Evita la fotodegradación del ácido fólico

Cómo Consumir Albúmina

Existen varias formas de consumir esta proteína y, dada la importancia de la adecuada presencia de la albumina en sangre nos garantiza un buen estado de salud y el buen funcionamiento del organismo en muchos aspectos, abordaremos cada una de ellas.

Alimentos: podemos incorporar la albúmina a través de alimentos tales como el pavo, el pollo, el salmón, os mariscos, el queso cottage y el yogur.

Huevo: dado que el huevo tiene una importancia muy especial en la incorporación de albúmina, dedicaremos un apartado a explicar su correcto consumo.

Complemento: esta es la forma más segura de consumir esta proteína, puesto que no corremos el riesgo de contaminarnos con salmonella, la bacteria que puede estar presente en los huevos crudos, a la vez que nos aseguraremos una dosis adecuada, sin quedarnos cortos en la cantidad ni excedernos, dos problemas que traen consecuencias indeseadas.

Cómo Consumir la Albumina de Huevo

Durante mucho tiempo a los atletas se les recomendó ingerir la clara de huevo cruda para nutrirse con la proteína del huevo, llamada albúmina, y ganar así más masa muscular. Sin embargo, esta recomendación era un arma de doble filo, ya que contaba con dos grandes contraindicaciones.

La primera de ella está vinculada con la presencia de la salmonella, una bacteria que sólo se destruye con el calor cuando cocinamos el huevo y cuyo contacto con el cuerpo humano trae muy graves secuelas.

La segunda de ellas está relacionada con la asimilación. La clara de huevo, para ser asimilada correctamente, necesita ser desnaturalizada. ¿Qué es eso? Significa que debemos modificarla de su estado natural, lo cual puede tener dos formas:

  1.      Batirla
  2.      Cocinarla

Si sólo la batimos y la convertimos en merengue, no eliminamos la salmonella, sino que necesitamos preparar un almíbar e ir echándoselo gradualmente en forma de hilo mientras las batimos. En el segundo caso, estaremos eliminando el riesgo de contagiarnos con salmonella, ya que el huevo hervido no contiene esta bacteria, pero debemos recordar de no comer las yemas, ya que un máximo de dos por semana es lo recomendado, mientras que la cantidad de claras no tiene restricciones.

Precauciones

Así como la albumina baja tiene sus consecuencias, también las tiene la albumina alta, la cual trae consigo náuseas, diarreas, fiebre, pérdida de peso sin razón, mareos y hormigueo de las extremidades. Si bien las causas de la hiperalbuminemia responden más a otros trastornos de salud que al exceso en su consumo, siempre conviene tener sus niveles bien controlados. 

Productos con Albúmina