Ajo

Ajo

    1. Composición del Ajo
    2. Beneficios del consúmo de Ajo

Además de ser un condimento peculiar, el ajo posee muchas propiedades que benefician a nuestro organismo.

Composición del Ajo

El ajo está compuesto principalmente por agua, puesto que ocupa la mitad de su composición. El resto está formado por hidratos de carbono, proteínas, minerales, especialmente el potasio y magnesio y las vitaminas del grupo B. Con muy pocas calorías.

Los beneficios de su composición sulfúrica y fitonutrientes son conocidos desde la antigüedad, dándole la fama de espanta enfermedades.

Beneficios del consúmo de Ajo

Circulación de la sangre: La vitamina B presente en el ajo permite reducir los niveles de homocisteína. Esta sustancia provoca que la sangre se espese y tenga un mayor riesgo de formar coágulos y sufrir trombosis.

Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, mayor es la probabilidad de desarrollar enfermedades coronarias.

Antibiótico natural: El ajo refuerza nuestro sistema inmunológico protegiéndonos de bacterias y virus, pero además ayuda al proceso de cicatrización y curación de infecciones leves.

Incluso actúa sobre las bacterias en los intestinos.

Buen funcionamiento del hígado: El ajo ayuda a depurar al organismo, eliminando toxinas, parásitos  y metales preciosos como el mercurio que el hígado no puede procesar.

Las vitaminas A, B y C estimulan las funciones hepáticas y lo desinflama en caso de tener hígado graso.

Descongestionante: El ajo puede ayudar a disminuir los síntomas de los resfríos como la congestión. Además de actuar como un antibiótico para problemas pulmonares.

Cuida la piel: El consumo de ajo ayuda a tener una piel tersa y joven, gracias al efecto de los antioxidantes presentes que tienen la propiedad de protegerla de los agente libres y regenerar la piel.

Gracias a esta propiedad de renovar las células el ajo es bueno para combatir el acné y otras afecciones de la piel.

Reduce los niveles de colesterol: La presencia de alicina en el ajo lo convierte en un elemento esencial para cuidar el sistema cardiovascular.

No solo reduce el nivel de colesterol malo, sino que también actúa como depurativo, antiséptico y antibacteriano.

Anemia: Para el tratamiento de anemia se recomienda el consumo de hierro, pero el ajo estimula los jugos gástricos y hace posible que se digiera mejor el hierro que consumimos.

Además, de elevar las defensas de nuestro sistema inmune, mejora la circulación sanguínea y nos aporta un gran abanico de vitaminas y minerales.

Sistema digestivo: El ajo permite una mejor digestión de los alimentos, porque estimula la producción de ácidos gástricos. Beneficiando además, a las funciones del hígado y páncreas.

Productos con Ajo