Abedul

Abedul

    1. Composición del Abedul
    2. Beneficios del consumo de Abedul

El abedul es un árbol de corteza blanca que puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura. Su corteza y hojas nos brindan excelentes beneficios a nuestro organismo.

Composición del Abedul

El aceite esencial betulina es uno de los principios activos que se extrae de la corteza del abedul y tiene propiedades antiinflamatorias, antirreumáticas y antisépticas. Otro aceite esencial que se extrae de las hojas y corteza del abedul es el betulenol. El salicilato de metilo se extrae de las hojas y corteza del abedul y posee propiedades antirreumáticas y antiinflamatorias.

También está compuesto de ácidos, tales como cafeico, clorogénico, betulínico, betulábico, nicotínico y Vitamina C. Además de flavonoides, resinas, taninos y saponinas.

Beneficios del consumo de Abedul

El abedul actúa directamente en el metabolismo de nuestro organismo, gracias a la acción de las saponinas y flavonoides que poseen propiedades diuréticas, antirreumáticas,  hipourecemiantes y  antihidrópicas.

Muy eficientes para evitar o minimizar los síntomas de las siguientes afecciones:

Retención de líquido: El abedul estimula la eliminación de líquidos sin provocar irritación en la mucosidad de los riñones. Es utilizado especialmente para el tratamiento de hidropesías de origen cardíaco o renal.

Obesidad: Por su propiedad diurética, el abedul es utilizado como suplemento en dietas para adelgazar.

Artritis  y  artrosis: El abedul posee propiedades  antiinflamatorias  y  diuréticas  que ayudan a mejorar los síntomas de inflamaciones de articulaciones e incluso ayuda a eliminar líquidos acumulados en ellas.

Ácido úrico: El  abedul, es considerado un hipouricemiante, por su capacidad de reducir el ácido úrico del organismo, mejorando los síntomas de ataques de gota, disolviendo los cristales de ácido úrico que pueden llegar a formarse en las articulaciones y lograr disminuir así la inflamación o hinchazón.

Enfermedades de los riñones y de las vías urinarias: Gracias a su contenido de ácido betulínico y betulina, el abedul posee propiedades diuréticas, antibacteriales y antiinflamatorias que lo hacen ideal para el tratamiento de enfermedades del riñón y vías urinarias.

Se utiliza en tratamientos que eliminan o evitan la formación de arena, piedras o cálculos en el riñón o vías urinarias. También en pacientes que sufran de nefritis, inflamaciones de la uretra o cistitis.

Sistema digestivo: Gracias a su contenido de taninos, el abedul posee propiedades astringentes que sumadas a la propiedad colerética beneficia al organismo incrementando la producción de bilis por parte del hígado ayudando en el tratamiento de algunas dolencias del aparato digestivo.

Se utiliza para detener diarrea y colitis, principalmente si ocurren con frecuencia o deposiciones demasiadas abundantes o blandas.

Un mal funcionamiento del hígado trae consecuencias como gases, eructos, ardor de estómago, malas digestiones, etc. La acción del abedul reduce estos síntomas potenciando la función del hígado. Disminuyendo también el dolor e inflamación de los cólicos hepáticos.

Bajar la fiebre: Otra de las propiedades que posee el abedul es que rebaja la fiebre especialmente si se debe a enfermedades del sistema respiratorio, tales como gripe, catarro, resfríos, etc.