Cuadros Hay 6 productos.

El cuadro de una bicicleta, también llamado bastidor o marco, es la pieza clave de su mecanismo, por no decir el más importante. Representa, además, una estructura rígida destinada a sostener grandes esfuerzos o cargas. Los cuadros conforman casi todo el cuerpo de una bicicleta y están orientados también a unir otras piezas como lo son la horquilla, el sillín, las ruedas y el manillar. Es decir, las partes restantes para completar su confección y equipamiento.

Más

Ordenar
    1. Los cuadros de bicicleta: el componente más importante de tu bicicleta
      1. ¿Cuadros de aluminio o de carbono?
      2. ¿Cómo son los cuadros de bicicleta 16?
      3. ¿Cómo son los cuadros de bicicleta 20?

Los cuadros de bicicleta: el componente más importante de tu bicicleta

Es imposible que una bicicleta sea funcional y eficiente sin su respectivo cuadro. Pues este es, de hecho, la pieza más esencial de este medio de dos ruedas. Escoger un cuadro es una tarea muy importante pues corresponde a tu comodidad durante los entrenamientos.

En la actualidad, son muchos los cuadros disponibles, con variantes y características especiales para fortalecer tus expectativas. Han sido diseñados con distintas funcionalidades como también para distintos tipos de bicicleta.

¿Cuadros de aluminio o de carbono?

Los cuadros de bicicleta se presentan en diversos materiales, cada uno pensados en las comodidades y exigencias del cliente. Los más usuales dentro de la industria son los de aluminio y fibra de carbono. El primero, por ejemplo, es el más recurrente además del más asequible.

El aluminio consta de una densidad baja, lo que significa que es susceptible a moldearse mejor que otros materiales. Gracias a esta característica, sin pasar por alto que también es muy ligero, resulta más fácil manejar en la fabricación de cuadros de bicicleta.

El carbono, por otro lado, es el material selecto para la industria del ciclismo. Es un material más costoso que otros, pero tiende a adaptarse plenamente a casi cualquier geometría. Por esto mismo, en las bicicletas de alta competición, existen toda clase de tubos curvos y formas poco convencionales.

Su mayor ventaja es sin duda la relación que aporta en peso y rigidez. Es un material para contraer y expandir de acuerdo a la tensión y también los kilos que absorben.

¿Cómo son los cuadros de bicicleta 16?

Para escoger el cuadro de bicicleta, es muy importante tener presente siempre la talla aproximada a tu estatura. Un cuadro de bicicleta 16, por ejemplo, que es uno de los más solicitados, equivale dentro de un esquema más genérico, a lo que conocemos hoy en día como talla S. Es decir, un cuatro de bicicleta entre 50 a 53 centímetros.

Un ejemplar con estas medidas está destinado a personas con una estatura media. Lo que significa, por supuesto, que el cuadro confeccionado es más pequeño que cualquier cuadro superior a una talla 16. Las tallas pequeñas como esta, están indicadas para competiciones y uso deportivo. Esta, junto a otras tallas similares, sugiere una velocidad ideal para cualquier terreno.

¿Cómo son los cuadros de bicicleta 20?

Los cuadros de bicicleta 20 equivalen a la talla genérica L. Es decir, un cuadro de bicicleta que ronda entre los 57 o 59 centímetros. Esta talla en específico, es una de las más recomendadas a personas con estaturas superiores o también que sientan mayor afinidad por un ritmo de marcha más suave.

Generalmente, las bicicletas con cuadros muy grandes tienden a utilizarse en marchas donde predomina la comodidad antes que la velocidad. No obstante, existen los casos de deportistas que tienen piernas más largas que la media y requieren una talla cómoda, que pueda adaptarse a sus extremidades.