Bronceado Hay 8 productos.

Cuando salen los rayos de sol en primavera, todos queremos lucir un espectacular bronceado que nos haga parecer radiantes, jóvenes y frescos. Sin embargo, hay mucho que debemos saber de este arte para hacerlo tomando las precauciones que nos permitirán conservar la salud durante y después de este proceso.

Más

Ordenar
    1. Importancia del Bronceado
      1. ¿Por qué todos queremos lucir una piel bronceada y una temperatura que sea adecuada para exponer nuestra piel al sol?
      2. Por lo tanto, podemos resumir la importancia que tiene el broncearse enumerando los siguientes aspectos:
      3. Cómo Cuidar nuestra Piel para Obtener el Bronceado Perfecto sin Riesgos

Importancia del Bronceado

¿Por qué todos queremos lucir una piel bronceada y una temperatura que sea adecuada para exponer nuestra piel al sol?

Porque a todos nos gusta tener una piel dorada. Por ello es que somos capaces de pasarnos buena parte de nuestro tiempo libre bajo los potentes rayos del sol para lucir como modelos de revistas.

No obstante, hay formas rápidas de obtener un bronceado perfecto, tales como la modalidad del bronceado casero, obtenido a través de un autobronceante, así como también está la posibilidad de oscurecer nuestra piel con cortas sesiones de cama solar.

Por lo tanto, podemos resumir la importancia que tiene el broncearse enumerando los siguientes aspectos:

  • Belleza
  • Status
  • Frescura
  • Juventud
  • Aspecto saludable

Pero nada está exento de peligros, mucho menos un bronceado, por ello es necesario cuidar nuestra piel antes, durante y después del bronceado con los consejos que te damos a continuación.

Cómo Cuidar nuestra Piel para Obtener el Bronceado Perfecto sin Riesgos

El sol es dañino a cualquier hora, no sólo en las horas más calurosas, pero también es beneficioso, incluso imprescindible para la salud de los huesos, por esa razón es que debemos aprender a beneficiarnos de él sin dañarnos.

Filtro: cuando nos vamos a exponer a los rayos UV, ya sea a la luz natural del sol como a los presentes en una cama solar, es necesario aplicarnos un bloqueador solar de filtro 50 de protección contra los rayos. El filtro debe ser aplicado nuevamente después de cada vez que salimos del agua, así como también necesita ser renovado cada dos horas.

Humectación: es de vital importancia que la piel esté siempre humectada, tanto antes de que pase por el proceso de exposición como después de que el bronceado se afianzó. Lograremos este cometido con cremas y lociones humectantes para cualquier momento del día como también con la ayuda de aquellas que son específicas para después del bronceado, ya que contienen aloe vera.

Alimentación: resulta imposible, casi una utopía, hablar de salud de la piel sin una alimentación balanceada. Si bien debemos llevarla todo el año, durante el período de bronceado esta es mucho más importante. Las frutas y las verduras deberán ser la base de nuestras comidas diarias. Le prestaremos especial atención al zapallo y a la zanahoria, puesto que sus pigmentos acuden a la piel, haciendo que el bronceado se dé de forma mucho más rápida, con lo que nos estaremos ahorrando tiempo de exposición solar, lo que se traduce en una piel más sana. Por último, tendremos siempre presente beber un mínimo de dos litros de agua al día.