• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

Por qué los obesos son cada vez más obesos

El otro día salió una noticia que enlazaba un artículo que me llamó especialmente la atención.

En él se habla sobre la estimulación de ciertas zonas en el cerebro ante la exposición a ciertos alimentos.

Sabemos que la obesidad es de carácter multifactorial, en el sentido de que no hay un solo motivo por el cuál los índices de obesidad son tan altos.

Vivimos en un ambiente obesogénico, no se trata de un problema individual aislado (de una persona). Por ejemplo, muchas estrategias actuales están diseñadas para revertir la obesidad, tratando de modificar ciertos hábitos en cada persona, de forma individual.

Eso, está bien. Ya que, si tenemos un obeso, lo que debemos de buscar con esa persona de forma individual es tratar de reducir su porcentaje de grasa corporal, es decir, revertir el proceso.

Pero muchas veces, lo más inteligente es la prevención.

Como ya comenté, vivimos bajo un ambiente obesogénico, para recorrer grandes distancias es casi obligatorio moverse en transportes motorizados que limitan nuestra actividad física, la actividad laboral es mayoritariamente sedentaria, y la oferta alimentaria en las cercanías de los centros de trabajo (y otros sitios) suele ser deficiente, nutricionalmente hablando.

Tenemos como resultado un ambiente obesogénico, que favorece la obesidad, dificulta tener un estilo de vida saludable. Por eso, la obesidad se debe de prevenir y no sólo tratar, debe de ser observada de forma global.

A eso, además, le tenemos que sumar unas cuántas cosas.

Aún sin tener hambre, el hecho de ver comida o pensar en ella, puede hacer que acabemos comiendo.

Esto viene medido por una “anticipación emocional” de lo que vamos a sentir al comer un determinado alimento (normalmente son alimentos muy palatables, con una gran cantidad de azúcar, grasas y sodio).

Digamos que, pensamos en un helado, por ejemplo, y nos visualizamos comiéndolo, nos visualizamos felices, es un mecanismo de recompensa mediado por ciertas áreas del cerebro.

Aquellos que son capaces de regular más fácilmente la respuesta ante estímulos externos tienen una mayor facilidad para controlar su peso corporal (1).

Para tenerlo aún más jodido, las personas obesas son más vulnerables a las señales externas relacionadas con los alimentos (2,3) llegando un punto que aún en entornos idénticos, comen de forma diferente a una persona que no padece sobrepeso (4).

En este estudió (5), que es el que ha despertado mi interés y curiosidad, se ha visto que mujeres obesas seguían respondiendo ante estímulos externos (alimentos) incluso después de haber comido y no teniendo hambre, algo que no ocurría de la misma forma en mujeres que tenían un peso “saludable”.

Ese mecanismo, podría explicar en cierto modo, por qué las personas obesas cada vez son más obesas.

Referencias

1. Brain response to food stimulation in obese, normal weight, and successful weight loss maintainers

2. Widespread reward-system activation in obese women in response to pictures of high- calorie foods

3. Neural mechanisms associated with food motivation in obese and healthy weight adults

4. Obesity and eating. Internal and external cues differentially affect the eating behavior of obese and normal subject

5. Brain Imaging Demonstrates a Reduced Neural Impact of Eating in Obesity


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad