• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

El otoño es la temporada de higos

El otoño es la temporada de higos

Como una gran fuente de fibras, vitaminas y minerales, los higos frescos tienen una larga e ilustre historia; conocido por ser un ingrediente saludable y versátil, añade una explosión de dulzura a todo tipo de platos. Los higos son el fruto del árbol de ficus, que es parte de la familia de las moras, de sabor dulce único, textura suave y dura, están llenos de semillas comestibles, ligeramente crujientes.

Los higos frescos son delicados y perecederos, por lo que a menudo se secan para preservarlos; esto produce un fruto seco dulce y nutritivo que se puede disfrutar todo el año, diferenciándose por su color y textura. Uno de los árboles más antiguos del mundo, la higuera se remonta a los primeros documentos históricos y ocupa un lugar destacado en la Biblia; son originarios del Oriente Medio y el Mediterráneo siendo muy apetecidos por los pobladores griegos y de otras regiones, tomando en cuenta que el otoño es la temporada de higos.

Propiedades de los higos

Los higos son altos en azúcares naturales, minerales y fibra soluble; además contienen muchos minerales como el potasio, calcio, magnesio, hierro y cobre y son una buena fuente de vitaminas antioxidantes A, E y K que contribuyen a la salud y el bienestar.

  • Cada 100 gramos de higos secos proporcionan 249 calorías, 3.3 g de proteínas, 0.9 g de grasas, 69 g de carbohidratos y 5.6 g de fibras.
  • Cada 100 gramos de higos frescos proporcionan 80 calorías, 1.3 g de proteínas, 0,3 g de grasas, 20.3 g de carbohidratos y 2.2 g de fibras.

Los higos, se recomiendan para nutrir y tonificar los intestinos, además de actuar como un laxante natural debido a su alto contenido de fibras. Muchos consumimos mucho sodio (sal) presente en los alimentos procesados; el consumo elevado de sodio puede llevar a deficiencias de potasio y este desequilibrio entre los dos minerales conduce a la hipertensión (presión arterial alta) y, aquí, una dieta rica en frutas y verduras incluyendo los higos frescos, incrementa naturalmente el potasio, equilibrando el sistema.

Los alimentos ricos en fibra como los higos proporcionan la sensación de saciedad, reduciendo el apetito y los antojos ayudando al objetivo de la pérdida de peso; por si fuera poco, también contienen prebióticos, ayudando a las bacterias benéficas pre-existentes en el intestino, lo que mejora el bienestar digestivo.

Es una de las pocas frutas altas en calcio, un mineral que interviene en la densidad ósea; su alto contenido de potasio puede contrarrestar la excreción urinaria de calcio causada por las dietas altas de sal. Esto a su vez ayuda a mantener el calcio en los huesos, reduciendo el riesgo de osteoporosis y siendo un soporte articular importante para cualquiera y, en especial, para los deportistas.

En otoño, además de consumir higos, deberíais proteger vuestro sistema inmunológico con algunos suplementos

A pesar de que los higos secos están disponibles durante todo el año, no hay nada como el sabor y textura de los higos frescos, entonces, en otoño es el momento ideal para aprovecharlos, recordando que son perecederos y solos aguantan uno o dos días antes de comerse. Hay que recordar seleccionar los higos de tallos firmes y libres de magulladuras, con una fragancia ligeramente dulce y no agria.

Las investigaciones realizadas en la Universidad de Innsbruck en Austria sugieren que a medida que maduran las frutas totalmente, casi hasta el punto de deterioro, sus niveles de antioxidantes en realidad aumentan. La clave del proceso es el cambio de color que se produce como los frutos maduran, un proceso similar a la observada en el otoño, cuando las hojas cambian de verde a rojo, o de amarillo a marrón; un cambio de color causado por la descomposición y desaparición de clorofila, que da hojas y frutos de color verde.

Los higos maduros deben mantenerse en el refrigerador donde permanecerán frescos durante aproximadamente dos días. Debido a que tienen una naturaleza delicada y pueden moretones con facilidad, debe almacenarlos o bien dispuestos en un plato con una toalla forrada de papel o recipiente poco profundo; se cubren con el fin de que no se sequen, sean aplastados o recojan los aromas de alimentos que están cerca.

Mientras, los higos secos se pueden mantener frescos durante varios meses almacenados en el refrigerador; también deben estar bien envueltos de modo que no sean más expuestos al aire, lo que llega a endurecerlos, pero hay que recordar siempre que el otoño es la temporada de higos.

¿ Que tipo de frutos añadid a vuestra dieta en otoño ?



Fuente


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad