• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

Omega-3, uno de los mejores suplementos para la mujer

Un estudio publicado este año en la revista científica PlosOne buscó investigar más a fondo los efectos anticancerígenos in vitro e in vivo de un ácido graso omega-3 representativo (el ácido docosahexaenoico-DHA) con un enfoque en evaluar la inducción del estrés oxidativo y la apoptosis como un mecanismo importante para sus acciones contra el cáncer.

Los Omega-3 vs las células de cáncer de mama

Los estudios in vitro mostraron que el DHA reduce fuertemente la viabilidad y la síntesis de ADN de las células de cáncer de mama humano MCF-7 en cultivo, y también promueve la muerte celular a través de la apoptosis; mecánicamente, la acumulación de especies reactivas de oxígeno y la activación de la caspasa 8 contribuyen de manera crítica a la inducción de la muerte celular apoptótica.

La presencia conjunta de antioxidantes o la inhibición selectiva o la eliminación de la caspasa 8 anulan efectivamente el efecto citotóxico del DHA. Utilizando roedores atímicos desnudos como modelo in vivo, descubrieron que alimentar a los animales con una dieta suplementada con aceite de pescado al 5% durante 6 semanas reduce significativamente el crecimiento de células de cáncer de mama humano MCF-7 in vivo mediante la inhibición de la proliferación de células cancerosas, así como la promoción de muerte celular.

Usando la 3-nitrotirosina como parámetro, confirmaron que la dieta suplementada con aceite de pescado con omega-3 aumenta significativamente el estrés oxidativo en las células tumorales in vivo. El análisis del contenido de ácidos grasos en plasma y tejidos mostró que alimentar a los animales con una dieta así aumenta los niveles de DHA y ácido eicosapentaenoico en los tejidos mamarios normales y tumorales en un 329% y 300%, respectivamente, lo que es muy significativo.

Por otro lado, si se ingier carotenoides como el betacaroteno a través de los alimentos regulares, inhiben el cáncer; en las células de cáncer de mama; lo que sucede es que los ácidos grasos omega-3 pueden mejorar el efecto inhibidor del cáncer de los carotenoides, por tanto es una combinación perfecta para las mujeres.

El betacaroteno hace que las células cancerosas produzcan más receptores con los que los ácidos grasos omega-3 pueden interactuar, y aumentan la actividad de los radicales libres en las células cancerosas. Pero, ¿qué hacen exactamente los ácidos grasos omega-3 con células de cáncer de mama cuando no hay carotenoides involucrados?.



Los ácidos grasos omega-3 y el cáncer

Una ingesta relativamente alta de ácidos grasos omega-3 parece reducir el riesgo de cáncer de mama; en las mujeres que han tenido cáncer, una dieta con muchos ácidos grasos omega-3 reduce la posibilidad de recurrencia de la enfermedad. ¿Cómo es posible?

Se puede encontrar una posible respuesta a esa pregunta en un estudio in vitro que los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas desarrollaron. Los investigadores expusieron 3 tipos de células cancerosas en tubos de ensayo a los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA; éstas fueron células de cáncer de mama MCF-7 sensibles a hormonas, células de cáncer de mama MDA-MB-231 insensibles a hormonas y células MDA-MB-435s.

La última línea celular es una con un historial complejo; durante muchos años, los oncólogos lo han considerado un tipo extraño de célula de cáncer de mama, pero más tarde resultó ser una célula de melanoma. Lo que sea… los ácidos grasos omega-3 mataron a todos los tipos de células y el inhibidor de cáncer más efectivo fue el DHA; el tipo celular más sensible fueron las células MCF-7.

Cuando los investigadores de las células MCF-7 expuestas al DHA observaron la formación de especies reactivas de oxígeno, digamos: radicales libres, observaron que el DHA aumentaba la concentración de estas moléculas agresivas en un estudio in-vivo. Si los radicales libres pueden explicar cómo el DHA puede matar las células cancerosas, este efecto debería desaparecer si expone las células cancerosas de mama no solo al DHA, sino también a fuertes concentraciones de antioxidantes como las vitaminas C y E y la N-acetilcisteína; en fin, se descubrió que el DHA estimuló la actividad de la enzima suicida caspasa-8.

Los investigadores también hicieron un estudio en animales en el que implantaron células MCF-7 en roedores y luego observaron qué tan rápido crecían los tumores. Si los roedores también recibíanaceite de pescado omega-3 a través de su comida, los tumores crecían significativamente menos rápido; si hubieran sido humanos, habrían recibido 3-5 gramos de aceite de pescado al día.

Para concluir; la idea de que los ácidos grasos omega-3 y los carotenoides mejoren el efecto inhibidor del cáncer de los demás no es nada improbable, aunque hasta ahora solo se ha analizado el betacaroteno y desde cualquier punto de vista sería brutal prevenir cualquier problema tomando dos suplementos o combinarlos con alimentos con estas fuentes, como complemento nutricional de cualquier dieta.

¿Eres una mujer consciente del poder de tu dieta?



Fuente


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad