Mejorando la absorción de nutrientes con enzimas digestivas

Publicado el 16 septiembre, 2018 | Salud

Ahora sabemos que las enzimas digestivas son importantes para la descomposición y absorción de nutrientes, pero ¿qué son exactamente y cómo cumplen sus funciones vitales? Aprende más.

La digestión óptima de proteínas e hidratos de carbono es un factor a menudo subestimado en relación con el rendimiento deportivo y la construcción y el fortalecimiento del tejido muscular.  Sin embargo, debido a que la ciencia viene demostrando la importancia de las enzimas digestivas en la absorción y asimilación de nutrientes de rendimiento, proteínas y carbohidratos principalmente en los atletas, incluidos los culturistas, ahora se complementan con una variedad de productos diseñados para mejorar la descomposición y la absorción de grupos de alimentos clave.

Siendo críticos para la asimilación de nutrientes, las enzimas digestivas diseñadas para gobernar varios procesos fisiológicos y químicos a través del trabajo y la maximización de nutrientes específicos, se producen en nuestro cuerpo de forma natural, y, como la forma principal en que podemos obtenerlas, o por lo menos a menudo se piensa, se encuentra en los alimentos que comemos.

El problema de la absorción

¿Por qué es que tantas personas experimentan diversas dificultades digestivas y no pueden absorber adecuadamente sus alimentos a pesar de sus mejores esfuerzos?

Las diferencias genéticas (entre las personas con intolerancia a la lactosa y al gluten, por ejemplo) pueden evitar que algunas personas absorban ciertos nutrientes, mientras que la calidad cada vez más baja de los alimentos que comemos (a menudo como resultado de, y no limitado a, suelo contaminado, deterioro y el uso de sustancias nutricionalmente inertes para fabricar alimentos) y los métodos de cocción utilizados para preparar algunos de estos alimentos (que pueden destruir eficazmente las enzimas diseñadas para digerirlos) pueden hacer que ciertos tipos de alimentos carezcan de enzimas importantes.

Por ejemplo, la carne magra (una rica fuente de proteínas dietéticas y un alimento básico para culturistas) puede ser cocida, en donde sus enzimas naturales son prácticamente destruidas (los defensores de los alimentos crudos sienten que la carne cruda es la mejor manera de asegurar una digestión completa, por ello usan suplementación)

Al agregar papaína, disponible en forma suplementaria, que se encuentra en algunas frutas, la proteína contenida en las fibras de carne puede asimilarse mejor. De hecho, ciertas frutas y verduras frescas pueden ser una excelente manera de aumentar los niveles de enzimas digestivas para ayudar al crecimiento y el rendimiento muscular. No obstante, incluso este enfoque puede tener fallas en cuanto a la disponibilidad, la calidad nutricional, la cantidad óptima de nutrientes entregados al sistema y las preferencias personales que pueden impedir que se obtengan posibles beneficios.

Además, todos los alimentos procesados y cargados de químicos están completamente desprovistos de enzimas digestivas y los alimentos crudos y “sanos” que comemos a menudo no contienen lo suficiente como para justificar su uso como la principal forma de obtener estos importantes facilitadores de la digestión.

Y si todo esto no era lo suficientemente preocupante, para aquellos que buscan una digestión óptima y una salud excelente, los ácidos del estómago que producimos naturalmente para descomponer los alimentos pueden en realidad inactivar las enzimas que estos alimentos requieren para una digestión adecuada.

Es por estas razones, y una mayor conciencia entre los atletas de la importancia de las enzimas digestivas, que la popularidad de la forma suplementaria de estas sustancias ha aumentado en los últimos tiempos.



Cupón Descuento MASmusculo.com BLOG

El tipo de enzimas digestivas

Las enzimas digestivas se clasifican por sus sustratos; estos incluyen los siguientes:

  • Proteasas y peptidasas, que dividen las proteínas en aminoácidos: una proteasa es cualquier enzima que conduce la proteolisis, es decir, comienza el catabolismo de las proteínas mediante la hidrólisis de los enlaces peptídicos que unen los aminoácidos en la cadena polipeptídica, que forma una molécula de proteína.
  • Lipasas, que dividen las grasas en tres ácidos grasos y glicerol: una lipasa es una enzima soluble en agua que cataliza la hidrólisis de enlaces éster en sustratos lipídicos insolubles en agua. Las lipasas comprenden así una subclase de las esterasas.
  • Carbohidrasas: la carbohidrasa actúa sobre los hidratos de carbono que están hechos de los elementos carbono, hidrógeno y oxígeno. Después de reaccionar, estos elementos se disponen en anillos, donde 1 anillo es un monosacárido, 2 anillos son disacáridos y tres o más anillos son polisacáridos.
  • Nucleasas, que dividen los ácidos nucleicos en nucleótidos: una nucleasa es una enzima capaz de escindir los enlaces fosfodiéster entre las subunidades de nucleótidos de los ácidos nucleicos. Las publicaciones anteriores pueden usar términos tales como “polinucleotidasa” o “nucleodepolimerasa”.

El mecanismo de acción de las enzimas digestivas

Las enzimas que caen bajo estos sustratos, que se usan para la digestión en la cavidad oral, el estómago, el duodeno y el yeyuno y que son secretadas por las glándulas del estómago, la boca, el páncreas y el intestino delgado, son sustancias parecidas a las proteínas que e intensificar las reacciones químicas dentro de todas las células del cuerpo humano.

Como catalizadores para muchas funciones vitales, nuestras billones de enzimas cumplen funciones importantes y deben estar disponibles cuando sea necesario. Mientras que algunas de ellas se pueden producir en el páncreas (principalmente para la digestión de proteínas), solo podemos producir tantas y para mantener un suministro suficiente debemos obtenerlas a través de los alimentos que comemos y complementando nuestras dietas con productos de enzimas digestivas.

Dado que las enzimas gobiernan todo lo que hacemos, la falta de ellas podría significar la degradación o la muerte de los tejidos que soportan. Y como las enzimas digestivas son compatibles con la digestión completa y la asimilación de nutrientes, y debido a que los alimentos se consumen, es de suma importancia garantizar que tengamos un suministro listo para mantener las reacciones químicas necesarias para la supervivencia continua.

Principales enzimas usadas por los atletas

  • La papaína se utiliza para descomponer fibras de carne resistentes para garantizar una mejor asimilación de las proteínas y el transporte de aminoácidos a los músculos. Está presente en papaya.
  • La bromelina como una enzima proteolítica, ayuda con la digestión de proteínas (cuando se toma con las comidas) y sirve como antiinflamatorio (cuando se toma entre comidas, con el estómago vacío). Puede ser utilizada por personas que sufren de artritis y aquellos que desean una absorción de proteínas más rápida y completa. Está presente en la piña.
  • La amilasa descompone almidones en azúcares, digiere carbohidratos (polisacáridos) en unidades más pequeñas (disacáridos) y finalmente en monosacáridos como la glucosa. Comienza el proceso de digestión humana en la boca donde está contenido en la saliva; también está hecha por el páncreas (alfa amilasa) y se encuentra en algunas plantas.
  • La glicina betaína: se usa para proteger el cuerpo del estrés osmótico, la sequía, la alta salinidad o la alta temperatura y permite la retención de agua celular, protegiéndonos así de los efectos de la deshidratación. Se puede encontrar en mariscos, germen de trigo y espinacas.
  • La pepsina: una proteasa digestiva que es liberada por las células principales del estómago (contenida en el revestimiento de la mucosa), degrada las proteínas en péptidos y aminoácidos, que luego pueden ser absorbidos fácilmente por el revestimiento intestinal.
  • La lipasa: es importante en la digestión, el transporte y el procesamiento de los lípidos de la dieta (grasas, triglicéridos y aceites). La lipasa pancreática humana, responsable de descomponer las grasas en el sistema digestivo humano, convierte los triglicéridos en sustratos que se encuentran en los aceites ingeridos, en monoglicéridos y ácidos grasos libres. Principalmente producida por el páncreas, pero también por la boca y el estómago, los profesionales de la salud también han utilizado la lipasa para tratar las alergias alimentarias, la fibrosis quística y los trastornos autoinmunitarios, como la artritis reumatoide. No se encuentra en la comida.
  • La tripsina: otra de las enzimas proteolíticas; actúa para descomponer las moléculas de proteínas que se encuentran en los alimentos en sus péptidos componentes y aminoácidos. Producida por el páncreas en forma inactiva, ejerce su máxima actividad enzimática en el intestino delgado donde continúa el proceso de digestión.
  • La sacarasa: secretada por el intestino delgado, es el nombre que se le da a varias enzimas responsables de catalizar la hidrólisis de sacarosa en sus moléculas constituyentes, fructosa y glucosa (básicamente descompone moléculas de azúcar más grandes en moléculas de azúcar más pequeñas).
¿ Tienes problemas digestivos cuando haces dieta ?



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *