Cómo debe madurar la ciencia de la nutrición

Publicado el 28 enero, 2018 | Nutrición Deportiva

Como debe madurar la ciencia de la nutrición: un grupo de científicos americanos expuso una charla titulada “Viajando por el camino de la precisión a la imprecisión, ¿he ido en la dirección equivocada?”. Fue una amplia crítica sobre el estado de la ciencia de la nutrición, contrastando su larga carrera de investigación usando isotópicas para mediciones cinéticas precisas en humanos a algunas de las técnicas más imprecisas que se utilizan en nutrición.

La nutrición humana en la actualidad sigue siendo una ciencia inmadura, citan estos investigadores, porque es muy difícil medir con precisión lo que come la gente. Entre su crítica a lo largo de esta línea, señaló que los métodos de medición de la ingesta de nutrientes individuales están “validados” frente a otros métodos imprecisos, e incluso estas correlaciones son generalmente débiles dentro del rango de 0.2 a 0.5.

Además, generalmente se necesitan entre 5 y 15 recordatorios de 24 horas de dieta, a veces muchos más, para lograr una estimación adecuada de la ingesta de nutrientes en los participantes con sobrepeso y obesos, lo que nunca se hace en la práctica. Otro problema es la variabilidad estacional de los nutrientes en los alimentos, como por ejemplo cualquier vitamina que se usa sin cocinar o una variación de los cambios durante el procesamiento y la cocción; si dicha variación se considera en los estudios epidemiológicos que asocian los alimentos, se reduce en gran medida el poder de detectar un resultado estadísticamente significativo, o puede cambiar el resultado de una asociación positiva a una neutral.

¿La nutrición es una ciencia similar a la física?

Muchos piensan que deberíamos pensar que es una ciencia similar, aunque las diferencias son obvias ahora; es extremadamente difícil hacer experimentos a largo plazo en las personas por muchas razones de practicidad y costo. Pero si aceptamos esta dificultad, nuestra confianza en ciertas áreas de la ciencia de la nutrición permanecerá estancada.

Hay algunos ejemplos en los que los datos observacionales parecen habernos extraviado, por ejemplo, con la vitamina E y un ensayo de seguimiento negativo, y de manera similar con la reducción de homocisteína con ácido fólico y un ensayo negativo de seguimiento. Por ejemplo, un investigador presente en este seminario cita que en más de 15 ensayos controlados aleatorios no han podido respaldar las hipótesis sobre ciertos nutrientes, a partir de estudios observacionales de la ingesta de alimentos.

Puede haber muchas razones para esto; diferencias en los participantes, criterios de inclusión, dosis o duración, ventana terapéutica, etc., pero también debemos considerar que los datos de observación pueden llevarnos por mal camino. Existen interdependencias subestimadas en las variables de observación que no pueden ser todas estadísticamente contabilizadas; las precauciones de los científicos sobre tales datos deberían ser indiscutibles, como cuando se da estudios sobre suplementación específica, por ejemplo para los whey proteins, bccas o creatina, donde la certificación se basa en respaldos evidentes sin refutación.

Las asociaciones descubiertas en los estudios observacionales son hipótesis, no pueden inferir la causalidad, y sacar conclusiones de ellas está bien siempre que se reconozca su incertidumbre donde se usan. Aunque es controversial y  no queremos poner en juicio a los estudios sobre la nutrición, en la práctica, sin embargo, estas reglas a menudo no se siguen.

Existe una literatura confiable, pero también otras menos confiables que debemos tener en cuenta para analizar la nutrición deportiva. Hacer muchas preguntas, cambiar los puntos finales primarios, centrarse en puntos finales positivos y descartar los puntos finales negativos; al informar los resultados, la causalidad implícita de las asociaciones a menudo se realiza de manera inapropiada, o inflando el efecto del hallazgo solo informando el riesgo relativo en lugar del riesgo absoluto, aunque esto no suele pasar en las empresas serias que tienen un respaldo científico de valía.

El mejor asesoramiento profesional …




Cupón Descuento MASmusculo.com BLOG

La integridad científica en la ciencia de la nutrición

“La ciencia transparente, como un gobierno transparente, significa liberar las declaraciones de impuestos”; entre una larga lista de formas en que la integridad científica puede mejorarse:

  • Se requieren un registro a priori de todos los estudios y un plan de análisis de datos, informando todas las conclusiones primarias.
  • Se requieren perspectivas al informar los resultados (por ejemplo, tamaños del efecto, intervalos de confianza, riesgos absolutos, etc.), el uso obligatorio de directrices de informes, informes de análisis alternativos (por ejemplo, modelos alternativos que se ajustan a los datos con una confianza estadística equivalente), poniendo a disposición los datos originales para su análisis y divulgando información objetiva.
  • Se debe idear un sistema universal de conflicto de intereses para que esto ocurra; para la nutrición en un futuro todo debería estar estandarizado y justo, independiente de la FDA o las comisiones europeas, entre otras organizaciones.

Si bien esta charla dentro de una conferencia internacional puede ser demasiado idealista para algunos, promueve una controversia necesaria sobre como mejoraremos la ciencia de la nutrición y reduciremos nuestras incertidumbres. Con ese fin, los que formamos parte de la nutrición deportiva debemos esforzarnos continuamente para aplicar políticas y prácticas que mejoren nuestras técnicas de investigación y mejoren nuestra performance ante todos.

¿ Sientes curiosidad sobre la literatura científica ?.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *