• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30

Los atletas y sus cuerpos, un reto para la medicina deportiva

Los atletas profesionales prueban sus cuerpos todos los días de manera tan diferente que una persona activa que entrena a nivel recreacional, por consecuencia necesitan de la medicina deportiva en diferentes formas.

En la temporada de entrenamiento de casi todo el año que conduce al Arnold Classic o al Mr Olympia, por ejemplo, un culturista profesional trabajará hasta 6 horas en el gimnasio y otras 6 horas en la mesa (para nutrirse) al día durante 5 o 6 días a la semana a diferentes niveles de intensidad, lo que le diferencian de las ratas de gimnasio.

Si bien los culturistas podrían ser atletas excepcionales en una categoría propia, los deportistas de otras disciplinas pasan muchas, muchas horas en sus campos de entrenamiento, en sus cocinas y en sus gimnasios, para lograr ser competitivos.

Tal programa de entrenamiento intenso puede pasar factura al cuerpo y las lesiones son prácticamente inevitables, por ello es esencial contar con un equipo médico experto en medicina deportiva. Ahora, exploremos la medicina deportiva con más detalle y cómo ayuda a los atletas y entusiastas del fitness o culturismo, pero primero, algunas palabras sobre los tipos de lesiones.

Lesiones deportivas agudas o crónicas

En general, hay dos tipos de lesiones deportivas: agudas y crónicas.

Las lesiones deportivas agudas son aquellas que ocurren repentinamente al jugar, entrenar o hacer ejercicio (por ejemplo, un hueso fracturado o un tendón roto). No siempre son obvias de inmediato, especialmente cuando la adrenalina, el cortisol y otras hormonas circulan por el cuerpo de un atleta.

Los signos y síntomas de una lesión aguda pueden incluir dolor repentino, intenso, hinchazón, enrojecimiento o sensibilidad en/alrededor del sitio de la lesión; incapacidad para colocar peso sobre una pierna, rodilla, tobillo o pie, incapacidad para mover una articulación normalmente o, un hueso que está visiblemente roto o dislocado.

Las lesiones deportivas crónicas (también llamadas lesiones por uso excesivo) son aquellas que ocurren con el tiempo debido al movimiento repetitivo o la tensión; los ejemplos incluyen el codo de tenista, la rodilla del corredor y las tablillas de espinilla.

Los signos y síntomas de una lesión crónica pueden incluir dolor cuando se compite o se entrena, hinchazón y/o sensibilidad en el sitio de la lesión, así un dolor sórdido e intenso durante el descanso.

Lesiones Deportivas Comunes

La medicina deportiva implica no solo tratar lesiones, sino también prevención, fisioterapia / rehabilitación y (para algunos) entrenamiento de rendimiento; a continuación las lesiones deportivas comunes que alguno que otro hemos sentido durante nuestras carreras.

  • Esguinces y distensiones, especialmente esguinces de tobillo e isquiotibiales.
  • Lesiones en el codo, incluido el codo de tenista.
  • Lesiones de rodilla, incluyendo desgarros de LCA; el ligamento cruzado anterior (LCA) es un ligamento principal en la rodilla.
  • Tendinitis, que es la inflamación de un tendón, generalmente causada por uso excesivo o mal estado.
  • Bursitis, que es la inflamación de los sacos llenos de líquido que amortiguan las articulaciones.
  • Lesiones del tendón de Aquiles.
  • Espinillas, que son palpitaciones y dolores en los músculos de la espinilla; las causas pueden incluir músculos irritados e hinchados por el uso excesivo, fracturas por estrés, mala función de la columna inferior u otros.
  • Fracturas y dislocaciones.
  • Laceraciones y abrasiones (cortes y raspaduras).



Prevención de lesiones deportivas

La prevención de lesiones requiere una buena forma y técnica, un buen equipamiento (y una buena dosis de sentido común) durante el entrenamiento / competición / ejercicio. Incluso los atletas más experimentados deben ponerse en forma lentamente con apoyo de los especialistas en
 medicina deportiva, especialmente después de un período sedentario aunque puede ser tentador saltar directamente a una rutina anterior sin prepararse, pero esta es una receta para las lesiones y, esto sí es algo trivial que los aficionados no siempre recuerdan.

Los atletas deben calentarse antes de cada sesión de entrenamiento, sin excepción, y enfriarse después con ejercicios de estiramiento regulares. Además se debería usar una buena técnica, que debe ser efectiva para los músculos objetivo sin interponer en el objetivo al sistema nervioso central. Por otro lado se debe tener en cuenta la fatiga y la deshidratación, que pueden afectar la concentración y provocar una lesión.

Los atletas siempre deben responder a las señales que envía su cuerpo: mareos, desmayos, náuseas, sobrecalentamiento y fatiga extrema, efectos que son signos claros de advertencia.

Tratamientos de lesiones deportivas

La prevención realmente es la mejor forma de tratamiento para todos los casos y todos los deportes, con excepción del ajedrez, el póker o algún que otro juego llamado “deporte”, sin embargo, las lesiones suceden. El método PRICE suele ser la primera línea de tratamiento para lesiones menos graves, como esguinces y distensiones… el método PRICE (en inglés) implica…

  • Protección (Protection): la aplicación de vendajes, envolturas, férulas, etc., puede ayudar a proteger los tejidos de daños mayores.
  • Descanso (Rest): el descanso es una parte crítica pero a menudo pasada por alto del proceso de curación; el especialista en medicina deportiva trabajará en un plan para reintroducir gradualmente las actividades, incluidos los entrenamientos.
  • Hielo (Ice): el uso de hielo en un área lesionada durante 24-72 horas después de una lesión ayuda a reducir la hinchazón y el dolor.
  • Compresión (Compression): la presión también ayuda a reducir la hinchazón y la inflamación; los atletas usan comúnmente bandas de compresión alrededor de las rodillas, los codos y otras áreas previamente lesionadas o vulnerables.
  • Elevación (Elevation): la gravedad ayuda a drenar el líquido de los tejidos lesionados para reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación; un método simple pero efectivo.

Los medicamentos, incluidos el acetaminofeno (Tylenol) y los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden reducir la inflamación y ayudar a controlar el dolor, pero estos son soluciones temporales. En contraste, la medicina regenerativa aprovecha los propios tejidos del cuerpo para ayudar a promover la autocuración y desde aquí, la tecnología y la innovación no tiene techo.

La terapia con plasma rico en plaquetas (PRP) consiste en aislar y concentrar las plaquetas de la propia sangre del paciente e inyectarlas en el área lesionada para iniciar la curación. La terapia con células madre implica el uso de células madre (generalmente de la médula ósea) para promover la curación y regenerar los tejidos.

Fisioterapia / Rehabilitación

Algunas lesiones requieren fisioterapia / rehabilitación adaptadas a las necesidades específicas del atleta; la fisioterapia puede ayudar a restaurar la funcionalidad, disminuir el dolor, aumentar la fuerza y ​​la flexibilidad, y prevenir futuras lesiones.

Puede implicar el uso de ejercicios terapéuticos (como estiramiento, ejercicios básicos y levantamiento de pesas), pero también:

  • Tratamientos térmicos
  • Masajes
  • Terapia acuática
  • Entrenamiento de balance
  • Tracción espinal
  • Otras terapias

Cirugía mínimamente invasiva

Es posible que se necesite cirugía para corregir lesiones más graves que no responden a otros tratamientos y es parte de la medicina deportiva; la cirugía mínimamente invasiva implica hacer una serie de pequeñas incisiones (en lugar de una incisión “abierta” grande) a través de las cuales se pasan pequeñas herramientas quirúrgicas equipadas con cámaras para realizar la cirugía.

La cirugía mínimamente invasiva tiene muchas ventajas, incluida la pérdida reducida de sangre, cicatrices más pequeñas, hospitalización más corta y tiempos de recuperación más rápidos y en todos los planos, puede ayudar a corregir una variedad de lesiones relacionadas con el deporte, que incluyen lesiones de codo, de rodilla, de pie y tobillos o, trastornos de la columna vertebral, traumas, daños en los nervios o injertos musculares.

La combinación de tratamientos / terapias que recete un especialista en medicina deportiva dependerá de la situación única de cada persona.

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad