Como los antioxidantes protegen nuestras células

Publicado el 13 mayo, 2018 | Nutrición Deportiva, Suplementos

Antes de llegar a la parte “anti” de la historia, comencemos con los oxidantes que luchan los “antis” que forman parte de los antioxidantes; el sol aunque es la fuente de la vida, también es una fuente de oxidantes familiares para todos. Sus efectos sobre los productos manufacturados son bien conocidos; los colores se desvanecen en la ropa, los plásticos y en las superficies pintadas y las ruedas de goma de tu coche se endurecen y luego se agrietan… el sol esencialmente quita la vida a los productos expuestos a sus rayos.

Esto sucede porque los rayos ultravioleta del sol interrumpen los enlaces químicos que mantienen unidos materiales como el caucho y los plásticos; los electrones en pares caracterizan estos enlaces. La energía del sol agita los electrones y se separa de algunos de ellos, dejando enlaces interrumpidos o rotos con, en sentido figurado, extremos irregulares caracterizados por un solo electrón desapareado.

El enlace desprendido o roto con su único electrón desapareado es un oxidante; y, no le gusta la vida individual. Persigue agresivamente a un compañero, otro electrón con el que emparejarse y el resultado es un ataque a un enlace químico en la vecindad del enlace roto. El electrón simple termina con una pareja, pero solo al dividir un par existente y, de ese modo, propagar otro oxidante o radical libre.

Esta serie de eventos se desarrolla en forma de reacción en cadena hasta que el material atacado está completamente oxidado (tela blanqueada y debilitada, o neumático de caucho agrietado). En el caso de los materiales, los antioxidantes que se usan específicamente protegen el material a través de su mayor susceptibilidad a la oxidación que los materiales que están protegiendo; cuando se oxidan, su estructura química estabiliza el electrón desapareado. Por lo tanto, previenen y/o terminan la cadena de reacciones inducida por oxidantes y protegen el material en el que están incrustadas.

¿Que hay de las células humanas?

Los tejidos vivos requieren protección contra los oxidantes ambientales (el sol, el humo, los pesticidas, las drogas, etc.), así como contra los oxidantes producidos como subproductos del metabolismo normal, sin embargo, los oxidantes, incluidos los radicales libres, son necesarios para numerosas reacciones implicadas en la producción de energía celular y la supervivencia.

Dado que las reacciones de oxidación necesarias para la salud celular normal están estrechamente confinadas a maquinaria celular específica conocida como enzimas, los antioxidantes normalmente presentes en la célula no pueden violar su dominio. Por esta razón, es difícil (pero no imposible) tener una sobredosis con la mayoría de los antioxidantes esenciales.

Aproximadamente el 1-2% del oxígeno que se ingiere a través de los pulmones y que el cuerpo utiliza para producir energía se libera de los confines enzimáticos en forma de radicales libres desagradables. Esto equivale a la friolera de 20 mil millones de moléculas de radicales libres producidas por cada célula por día; estas moléculas son los objetivos de los antioxidantes que el cuerpo necesita para mantener la salud celular.

Luchando contra los oxidantes

Para desarmar los oxidantes, nuestros cuerpos usan antioxidantes que son producidos por nuestros tejidos o absorbidos por los alimentos que comemos. Desvían el ataque de los radicales libres de los componentes celulares vitales al antioxidante más propensos a los oxidantes; ellos también forman radicales libres cuando se oxidan, pero el extraño electrón reactivo se dispersa sobre la estructura especializada de los antioxidantes, estabilizándolos así.

Los científicos pensaban anteriormente que el organismo excretaba antioxidantes usurpados (oxidados), pero han demostrado, sin embargo, que los antioxidantes biológicos son reciclables, a diferencia de los que se agregan a materiales sintéticos como pinturas y plásticos. El trabajo realizado en los laboratorios  de varias partes del mundo ha demostrado la existencia de un sistema antioxidante recargable utilizado por nuestras células.



Cupón Descuento MASmusculo.com BLOG

¿Que antioxidantes son los mejores?

Dos tipos generales de antioxidantes trabajan juntos para proteger las células y los tejidos de nuestros cuerpos. Un tipo protege la porción acuosa (acuosa) de los tejidos y el otro el componente hidrofóbico o lipídico (graso); el ambiente acuoso está protegido por la vitamina C y al menos dos antioxidantes adicionales producidos por los tejidos, el glutatión y la tiorredoxina.

Las membranas celulares están protegidas por antioxidantes liposolubles, que incluyen vitamina E y CoQ10. Otro antioxidante, el ácido alfa lipoico, es único ya que puede entrar y proteger los ambientes de lípidos y agua; cuando las vitaminas C y E reaccionan con un radical libre y lo neutralizan, las vitaminas oxidadas o gastadas se convierten nuevamente a la forma activa reducida o recargada.

La vitamina C puede donar electrones a la vitamina E oxidada y convertir la vitamina E a su estado activo, dejando la vitamina C oxidada; la vitamina C, a su vez, puede recargarse después de reaccionar con el glutatión o el antioxidante más potente, el ácido alfa lipoico. El antioxidante más versátil en la célula es el ácido alfa lipoico siendo uno de los antioxidantes más potentes, debido a su propiedad de ser el más fácilmente oxidado.

En realidad, el ácido alfa lipoico es la base de una red antioxidante involucrada en la conversión de las formas gastadas u oxidadas de cuatro antioxidantes celulares diferentes a sus formas protectoras activas. Las preguntas obvias, entonces, son como se regenera el ácido lipoico y si este proceso termina alguna vez; la respuesta radica en la propiedad única del ácido lipoico, su solubilidad en agua y lípidos.

El ácido lipoico se puede convertir de su estado oxidado a su estado reducido con la ayuda de una enzima mitocondrial (el orgánulo dentro de la célula donde se produce la energía). A diferencia de las vitaminas C y E, la célula tiene maquinaria específicamente diseñada para la regeneración de ácido lipoico reducido; por lo tanto, el ácido lipoico como uno de los mejores antioxidantes puede reaccionar con y neutralizar los radicales libres además de reciclar las vitaminas C y E (así como la CoQ10, el glutatión y la tiorredoxina). Esto es crítico, ya que cada antioxidante tiene una función única. La conclusión, entonces, es que todos estos antioxidantes son necesarios para una salud celular óptima.

¿ Proteges tu organismo con las vitaminas precisas ?



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *