• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

Las Dietas milagrosas!!

 

LA DIETA DEFINITIVA PARA ADELGAZAR!

PIERDE 5 KG EN UNA SEMANA!

SIN PASAR HAMBRE, MEJORA TU PIEL, ELIMINA GRASA SOLO DE DÓNDE TE SOBRA!

RECUPERÉ MI CINTURA, MI TRABAJO E INCLUSO GANÉ UNA TALLA DE PECHO! “

Los titulares de este tipo son bastante habituales, sobre todo si eres una persona preocupada por perder peso, nos bombardean con títulos exagerados sobre fórmulas mágicas y dietas espectaculares con las que conseguirás resultados en un tiempo record.

QUE NO TE ENGAÑEN

Este tipo de pautas dietéticas se engloban bajo la denominación de DIETA MILAGRO, pero no siempre una determinada forma de alimentarse que se publicite ha der ser fraudulenta, a medida que la ciencia de la nutrición avanza, podemos encontrar pautas alimentarias (en blogs, revistas, radio, programas de salud, etc) que si son acertadas, no hay que ponerse una coraza y no escuchar consejos nutricionales nunca más, pero la tónica común es revistas del corazón sobre todo o foros populares de belleza, e incluso de la mano de marcas o “multinacionales de timo nutricional” es publicitar este tipo de dietas o productos.

Aprende a identificar de una forma rápida cuándo se está ante un producto, método o dieta “milagro”, potencialmente fraudulento y peligroso para la salud, para la calidad de vida o para la economía familiar o comunitaria:

El siguiente listado de características, puntualiza que todas las las dietas fraudulentas y todos los métodos o productos fraudulentos cumplen, en cualquier caso, al menos uno de los puntos detallados.

HAZ EL TEST! Test práctico: diez preguntas para detectar una dieta milagro.

Si marcas un SI en cualquier ítem de la lista, es muy probable que te quieran tomar el pelo. Si contestas dos preguntas de forma afirmativa, es casi seguro que la propuesta, además de ser engañosa, incumple la legislación. Si son tres veces o más, corres un alto riesgo de perder tu salud a causa de la dieta o el “método” en cuestión.

La dieta…

  1. Promete resultados rápidos, asombrosos o “mágicos” (Ej.: pérdida rápida de peso, “cura milagrosa”, “ingrediente secreto”, “antiguo remedio”, “destruye grasa localizada”, “termogénesis”, “rejuvenece”, “sin esfuerzo” etc.)?

Esta llamada de atención es de las más fáciles de detectar, ya que, resultados rápidos por ejemplo, son normalmente incompatible con nuestra salud. No podemos corregir de manera instantánea defectos de nuestra alimentación que se han mantenido durante el tiempo. La adquisición de buenos hábitos alimentarios que nos hagan perder peso o revertir el inicio de algunas patologías requieren planificación y objetivos a medio-largo plazo.

 

  1. Prohíbe el consumo de un alimento o grupo de alimentos. Contiene listados de alimentos buenos y malos?

Te adaptas tú a la dieta y no la dieta a ti.

Si tu plan de alimentación no tiene en cuenta tus gustos, tus preferencias, tu estilo de vida, tus horarios, tus capacidades culinarias, es decir, tu vida! tiene muchas papeletas de fracasar, ya que no podrá ser mantenida durante mucho tiempo y no la disfrutarás como merece. Comer es un placer, y adelgazar y adoptar una buena dieta deber ser un placer aún mayor. Créeme.

 

  1. Incluye relatos, historias o testimonios, sin documentar, para aportar credibilidad?

Basar los resultados de cualquier tratamiento, en este caso dietético, en el testimonio de un profesional (sobre todo se suele recurrir a personas famosas), o en la experiencia personal de un solo individuo un gran error. No es generalizable ni aplicable para todas las personas. Este tipo de reclamos suelen pretender convencerte, una dieta que esté adaptada para ti no tiene que convencerte, tienes que participar en su elaboración e ir percibiendo los cambios y buenos resultados.

 

  1. Se puede auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados.

No implica un seguimiento por parte de un dietista-nutricionistani hay modificación de la pauta. Son planes rígidos y estrictos, que no se corrigen mediante una recogida de datos constante como entrevistas dietéticas, antropometría o análisis bioquímicos. No tienen la capacidad de modificar las variaciones y acontecimientos que así lo requieran, recuerda que adaptarla a tu situación multiplica las posibilidades de éxito.

 

  1. Exagera o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento.

Atribuir propiedades curativas a los alimentos o exagerar sus beneficios es un delito, con la alimentación preservamos nuestra buena salud, pero ningún alimento en concreto puede curarte una patología o hacer que pierdas grasa en tiempo record.

 

  1. Incluye o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético.

Los preparados a consumir tienen un coste muy elevado si los comparamos con el valor económico de obtener los mismos resultados comiendo alimentos comunes.

Una dieta equilibrada acorde a tus objetivos debe ser llevada mediante el uso de alimentos, ya que el objetivo final suele ser aprender a mantener esos hábitos alimentarios. Recurrir a otros productos no es recomendable, ya que implican que mediante la dieta no se pueden conseguir los objetivos y eso es drásticamente falso, además de un gasto innecesario.

 

  1. Afirmaciones que sugieren que el producto es seguro, ya que es “natural”.

La adición del adjetivo “natural” al nombre de un alimento o régimen de alimentación es un reclamo para muchas personas. Basta para dotarlo automáticamente de propiedades de las que supuestamente carece si no posee tal adjetivo.

El mito de la alimentación natural consiste, a fin de cuentas, en atribuir a los llamados “alimentos naturales” propiedades que son, de hecho, sobrenaturales, sin posible explicación racional. La pseudoetiqueta “natural” hace pensar, a su vez, que es inocuo o mejor para la salud y en este sentido basta recordar que a Sócrates lo mataron los atenienses con el jugo de una planta denominada cicuta, muy “natural”.

 

  1. Conclusiones simplistas extraídas de un estudio científico complejo.
  2. Recomendaciones basadas en un único estudio, o en estudios realizados con pocas personas (muestra no representativa), seguidas durante un breve espacio de tiempo (suelen acompañarse de frases como “descubrimiento científico”). Basadas en varios estudios realizados en animales o en modelos celulares (in vitro).
  3. Recomendaciones basadas en estudios sin revisión por pares, a partir de estudios que ignoran diferencias entre individuos o grupos.

Hay que saber leer los estudios científicos, si no es tu campo, a veces es difícil comprenderlos, pero muy fácil extraer conclusiones equivocadas o interesadas por parte de la empresa que quiera venderte la Dieta o productos milagro. Además la publicidad de estas suele usar palabrería que parece muy científica, estos métodos suelen abusar de muchos términos vacíos que no significan nada, si un método recurre a ello es porque no tiene mejores argumentos que ofrecerte.

 

La americana Academy of Nutrition and Dietetics, la que puede considerarse la referencia en ese país, ha formalizado su definición de las dietas milagro (fad diets) diciendo que son aquellas que hacen las siguientes afirmaciones y promesas:

  • Pérdidas de peso muy rápidas.
  • Promueven comer mucho de un solo alimento o eliminan o restringen severamente un grupo de alimentos entero.
  • Promueven combinaciones específicas de alimentos.
  • Ofrecen menús muy rígidos.
  • Afirman que no hace falta hacer ejercicio.

RIESGOS:

1. Provocar deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales por la falta de consumo con los alimentos.

2. Producir efectos psicológicos negativos.

3. Desencadenan, incluso, trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia), a veces de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir.

4. Favorecer el efecto “rebote” o “yo-yo”.

5. Al abandonar estas dietas, las personas que siguen estas dietas no han aprendido a comer saludablemente y vuelven a las costumbres que les hicieron engordar.

Las dietas milagro, en el mejor de los casos, son ineficaces. También pueden provocar el resultado contrario al esperado -el conocido “efecto yoyó” o efecto rebote – y, peor aún, dañar nuestra salud.

..la “dieta de la Zona”, la “Isodieta”, la “dieta Dukan”, la “dieta enteral Planas”, el “método Pronokal®”, la “dieta flash”, mono dietas como la dieta de la piña, dieta de la alcachofa…

El consejo es claro: hay que alejarse de ellas.

Si queremos prevenir enfermedades crónicas mediante la alimentación, es preciso seguir una alimentación y un estilo de vida saludable. Sus beneficios a largo plazo son innumerables. Y si padecemos obesidad o cualquier otra enfermedad, el primer paso es acudir sin demora a un profesional sanitario en toda regla, un dietista-nutricionista especializado en tu patología, características nutricionales o de estilo de vida.

 

 


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad