• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30

Las 3 mejores estrategias post-entrenamiento

Si quieres optimizar los resultados de tu entrenamiento debes aprovechar al máximo el momento posterior al ejercicio físico, en este artículo te explicamos cómo.

Las estrategias post-entrenamiento

El concepto de entrenamiento es más amplio de lo que en un inicio pueda parecer, pues si empleamos una visión global, éste estaría formado por tres pilares básicos de igual importancia: ejercicio físico, alimentación y descanso.

Una adecuada nutrición deportiva es fundamental para poder lograr los objetivos propuestos a través del entrenamiento, ya que es imprescindible para facilitar la recuperación deportiva y para favorecer el anabolismo muscular.

Durante el entrenamiento nuestro organismo sufre importantes cambios, entre los que debemos destacar la pérdida de fluidos, la acidificación, el daño de las fibras musculares y el vaciamiento de las reservas energéticas.

A través de una adecuada planificación nutricional en el post-entrenamiento no sólo lograremos volver a equilibrar nuestro organismo tras los cambios acontecidos en él, sino que le brindaremos a nuestro cuerpo un entorno óptimo para favorecer el desarrollo muscular.

Presta especial importancia a las 3 estrategias clave que te proponemos tras el entrenamiento.

Recuperación de las reservas energéticas y reparación de las fibras musculares

Durante el ejercicio físico intenso nuestro organismo agota las reservas energéticas de glucógeno muscular y es importante mencionar que en ausencia de éstas aumenta el riesgo de que nuestro cuerpo entre en un estado de catabolismo muscular.

Por lo tanto, tras el entrenamiento una de nuestras prioridades debe ser reponer el glucógeno muscular y esto se consigue a través de la ingestión de carbohidratos de alto índice glucémico, es decir, que se absorben muy rápidamente, no obstante, para una recuperación óptima de la energía se recomienda combinar hidratos de carbono con velocidades de absorción distintas.

Los carbohidratos se pueden ingerir a través de distintos alimentos pero para una fácil digestión y absorción lo más recomendado es ingerirlos en forma líquida a través de batidos.

Junto con la reposición de glucógeno muscular, otro de los objetivos más importantes en el post-entrenamiento es reparar las fibras musculares, algo que logramos a través de las proteínas de rápida absorción (por ejemplo, suero de leche), las cuáles deben ser ricas en aminoácidos de cadena ramificada (leucina, isoleucina y valina), ya que las funciones de éstos están estrechamente vinculadas con la reparación muscular.

Hidratación y recuperación de electrolitos

El agua es una de las sustancias más necesarias para el organismo humano y las funciones que cumple son de vital importancia.

Durante el ejercicio físico nuestro cuerpo elimina agua a través de la transpiración como mecanismo para evitar la hipertermia, por lo tanto, otro aspecto prioritario una vez hemos finalizado nuestro entrenamiento es recuperar esta pérdida, para ello se recomienda ingerir entre 1 y 1,5 litros de agua por kilo de peso corporal perdido.

No obstante, a través de la transpiración no únicamente perdemos agua, sino también electrolitos, sales minerales como el sodio, cloruro, potasio, magnesio y calcio que son imprescindibles para regular los fluidos de nuestro organismo así como para una adecuada contracción y relajación muscular.

Los electrolitos pueden recuperarse a través de los alimentos o bien a través de bebidas isotónicas, las cuáles también son una buena opción para recuperar los niveles óptimos de hidratación.

Estabilización del pH

Uno de los cambios más importantes que sufre nuestro organismo durante la práctica de ejercicio físico intenso es un proceso de acidificación, que si no se corrige, puede acarrear graves consecuencias como la pérdida de reservas minerales.

Para contrarrestar este fenómeno causado por el estrés oxidativo tenemos dos opciones que además son perfectamente complementarias: la ingestión de antioxidantes en forma de complementos nutricionales y la ingesta extraordinaria de frutas y verduras en forma cruda, por ejemplo, a través de un licuado vegetal.

Aunque en un principio este hábito de corrección del pH no pueda parecer de gran importancia, se trata sin lugar a dudas de uno de los pasos más importantes a seguir tras el entrenamiento físico.

Revisa tu alimentación y tus hábitos para adoptar posteriormente las 3 mejores estrategias post-entrenamiento que te hemos presentado en este artículo, y que sin lugar a dudas, permitirán optimizar al máximo tu plan de ejercicio.


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad