La medicina ortomolecular los ultimos días de verano

La medicina ortomolecular los últimos días de verano

Publicado el 5 septiembre, 2016 | Nutrición Deportiva, Salud

Termina este fantástico verano donde hemos pasado por muchas cosas, desde las vacaciones hasta disfrutar de la playa y los eventos de temporada; para muchos es un inicio de un nuevo programa de entreno, que requiere de algunas cosas que no siempre tenemos en cuenta, además de renovar el vestuario, los accesorios o el propio estilo de vida. Planificar lo que deseamos unos días antes del inicio del otoño puede ser fundamental para los próximos meses, desde preparar los entrenos de volumen o recurrir a algunos trucos para la dieta que incluyen desde saber ir a comprar al supermercado hasta ir al médico ortomolecular para conocer el estado nutricional actual después de la temporada cálida donde el cuerpo recibió además algunas alegrías, acompañada de algún desequilibrio sea nutricional, hormonal o en el ciclo del sueño.

Parece repetitivo, pero recurrir a la medicina ortomolecular los últimos días de verano es algo en que deberíamos enfocarnos.

Los problemas a afrontar

Visitar a un médico ortomolecular es una ventaja que no puede eludirse, y sea un atleta se encuentra en un período de principiante o es un deportista avanzado; en todos los casos para obtener un máximo rendimiento en esta etapa de la vida, el equilibrio de los macro y micronutrientes, de las vitaminas y fibras, así como otros agentes que pueden ayudar para mantener la salud y elevar el nivel con el apoyo de la naturaleza, pues los resultados obtenidos orientarán al beneficiario a complementar sus nutrientes mediante un buen plan dietario y suplementario, de acuerdo a un determinado momento.

Lo que sucede es que la grasa se acumula en el cuerpo y la medicina ortomolecular tiene la respuesta; la persona engorda porque ha empezado a enfermarse, ya sea por los mecanismos del apetito o el propio metabolismo, porque quiere comer constatemente y al mismo tiempo no puede quemar las calorías recibidas de la manera correcta. Con este enfoque los programas de pérdida de peso por lo general son invasivos siendo inútiles y hasta peligrosos para la salud.

La regulación de estas funciones mediante la inteligencia nutricional, no solo conduce a suavizar la pérdida de peso permanente, sino lo más importante, mejora la salud y la energía de la persona. Un cuerpo sano es programado por la naturaleza para mantener un peso estable, lo que hará que se tenga apetito solo cuando se necesita energía y nutrientes, además de quemar todas las calorías que recibe; esto significa que todas las células que constituyen un cuerpo sano producen correctamente todas las hormonas, neurotransmisores y enzimas para el ajuste de los mecanismos del apetito y del metabolismo, es decir, la energía vital.

Por ello, cuando una persona quiere comer constantemente recibiendo enormes cantidades de energía a partir de calorías que se convierten en grasa que no se pueden utilizar de manera adecuada, significa que las células han comenzado a funcionar mal. Esto se debe al estrés, las toxinas y los patógenos del ambiente, que han comenzado a sobrecargar los sistemas de defensa del organismo, que dependen exclusivamente de los miles de nutrientes orgánicos de una dieta equilibrada “biológica” con el fin de funcionar.

En la era moderna, sin embargo, no sólo los elementos nutricionales no están presentes en cantidades suficientes, debido a los efectos debilitantes de los cultivos intensivos, pues los mismos alimentos que comemos son en realidad “anti-alimentos”, es decir, aumentan la carga tóxica del cuerpo, en lugar de proporcionar los nutrientes necesarios. La mala noticia es doble, y explica por qué el fenómeno de la obesidad es especialmente frecuente en las sociedades occidentales, donde el estrés, la contaminación y los alimentos chatarra son la realidad diaria.

El control de peso ortomolecular

Abordar el problema es un forma de empezar a luchar contra las causas que dieron lugar a las disfunciones celulares, que a su vez, afectaron a los mecanismos de apetito y el metabolismo. El conocimiento y la previsibilidad de estos mecanismos son herramientas interesantes de la medicina ortomolecular los últimos días de verano porque servirían como base para entablar una relación interior con uno mismo y sacar conclusiones antes de planificar la temporada.

  • El equilibrio de azúcar en la sangre: uno de los primeros sistemas que están fuera de equilibrio es la homeostasis del azúcar; este desequilibrio se traduce en fluctuaciones de energía y apetito irrefrenable por los dulces, por tanto son necesarios muchos nutrientes, tales como el cromo, zinc, vitamina B3 y C, para solucionar el problema.
  • El estrés y la fatiga suprarrenal: el aumento del estrés causa la disfunción crónica de la glándula suprarrenal con grandes secreciones incontroladas de los corticosteroides, especialmente el cortisol, que, entre otras causas conducen a un desequilibrio de azúcar en la sangre y para promueve lipogennesis o, destruyen las posibilidades de la síntesis proteica. La vitamina C, B5, B6, el magnesio y el zinc son algunos de los nutrientes necesarios en este caso.
  • La falta de ácidos grasos esenciales: la deficiencia de Omega 3 y Omega 6 conduce a la persona intentar obtener grasas de fuentes erróneas, como las grasas saturadas en los alimentos de origen animal. La inmunidad del cuerpo con estas grasas poliinsaturadas necesarias son importantes para equilibrar el mecanismo del apetito.
  • La intolerancia a la comida: retrasa sustancialmente la reacción alérgica, que puede tardar desde unas pocas horas a días para manifestarse como un síntoma patológico. Cualquier reacción alérgica implica al sistema inmunológico, que ataca la sustancia contra la que se manifiesta la reacción; este ataque progresa a una inflamación sobre los tejidos y órganos, lo cual es muy preocupante ya sea por apariciones de enfermedades o prevalencia a las lesiones.
  • Por último, la persona moderna debe entender que el aspecto del cuerpo se refleja sobre todo el entorno mental y su estilo de vida; la única manera lógica y científicamente probada de adelgazamiento y control de peso es aumentar la salud, efectiva y permanente, con cambios específicos en la dieta, así como el comportamiento ante la vida en diversos planos. Ninguna píldora “mágica” puede sustituir a esta realidad, porque solo pueden alimentar esperanzas infundadas en resultados rápidos sin ningún cambio en nuestras vidas.
¿ Iréis al médico ortomolecular antes del otoño, los últimos días de verano ?



MASmusculo
Compra los productos de esta publicación con el cupón BLOG, y llévate un 5% de descuento en tu compra....Breaking your limits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *