• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

La dieta correcta para tu tipo de personalidad, ¿eres un GID o un SAS?

La dieta correcta para tu tipo de personalidad, ¿eres un GID o un SAS?: si has engordado un poco o tal vez hayas acumulado un montón de grasa, deberías decidir que es hora de ajustar las cosas. Entonces, ¿cómo debes cambiar tu dieta?; bueno, es una gran decisión, pues si elijes mal, te mantendrás esponjoso o volverás a estar así absorbiendo grasa corporal siempre.

Lo que debes saber es que las personas responden de manera diferente a diferentes enfoques de dieta y aunque parezca increíble, mucho depende de tu personalidad desde tus comportamientos habituales, como piensas y tus patrones emocionales que evolucionan a partir de factores biológicos y ambientales. Con esto en mente, aquí están los dos tipos principales y amplios cuando se trata de la pérdida de grasa.

El tipo Get-It-Done (GID)

Una vez que este chico o chica decide perder un poco de grasa, quiere solucionar el problema rápidamente especialmente mediante la dieta; no le importa el trabajo extra, los sacrificios o el cambio de estilo de vida. De hecho, florecen bajo esas condiciones. El tipo GID en realidad se desalentaría por un enfoque lento y constante, incluso si ese enfoque es efectivo, como ir perdiendo medio kg por mes y alcanzar un objetivo modesto en diez meses; en fin el tipo GID necesita resultados rápidos para mantenerse motivado.

Más importante aún, necesita sentir que lo que está haciendo es efectivo, incluso si duele un poco, por lo cual necesita sentir que tiene el control; en realidad le gusta micro-administrar. La mayoría de las personas piensan que son GID, pero no lo son; todo el mundo quiere que la grasa extra se haya ido ayer, pero no muchos están listos para hacer los grandes cambios necesarios, pues a la primera incomodidad, a menudo hace que todo se detenga, mientras en contraste, los tipos GID reales prosperan por ser estrictos.

  • Periodizan sus entrenamientos.
  • Toman el enfoque de dietas bajas en carbohidratos, cambiando lo que comen en el desayuno, almuerzo y cena; preparan las comidas los domingos siendo meticulosos en el proceso de almacenamiento.
  • Además de no comer después de las 20 hs, van a la cama más temprano, haciendo sesiones extras de cardio por la mañana y aunque les gusta el alcohol, lo dejarán pasar por un tiempo.
  • Para acelerar las cosas, agregará un par de suplementos a su arsenal de dieta deportiva, cada uno tomado dos veces al día con recordatorios en su móvil; piensa en las proteínas y los termogénicos, bloqueadores de grasas y otros extractos.

Tomado en conjunto, hace un cambio de estilo de vida importante, con los sacrificios que conlleva esto para perder grasa en menos tiempo; el problema está en mantener estos hábitos y la motivación, ¿ verdad ?

Si bien los cambios rápidos motivan, volverse excesivamente estricto o incluso desarrollar un trastorno alimentario en casos extremos hace que se pueda entrar a dietas totas, que al final son contraproducentes con el riesgo del famoso “rebote” lo que hace insostenible la situación a largo plazo.

Selecciona los mejores quemadores de grasa al hacer dieta

 



El tipo lento y constante (SAS)

Es lo opuesto al tipo GID, pero tiene los mismos objetivos de pérdida de grasa; el o ella sabe por experiencia que los planes súper estrictos que requieren grandes revisiones de estilo de vida simplemente no funcionan para ellos. No son flojos, ni les falta fuerza de voluntad; simplemente no están cableados para el enfoque rápido y estricto, pues se sentirán abrumados y luego se rendirán.

Demasiados cambios estresan el tipo SAS, apuntando a un cambio a la vez, con modificaciones semanales. Por ejemplo, en vez de contar calorías o eliminar cada gramo de carbohidratos de su dieta, primero decide mejorar la calidad de sus elecciones de alimentos.

El cereal de desayuno azucarado está fuera y la avena y la proteína en polvo están adentro en su dieta; eso lo mantendrá lleno y evitará caídas de energía y antojos. Hará esto por una semana más o menos antes de cambiar cualquier otra cosa, luego agregará otro cambio que sea útil pero que no requiera que reordene su vida.

Después de algunas semanas de acostumbrarse a los reemplazos de alimentos, decide agregar 5 minutos de trabajo extra al final de cada entrenamiento; la siguiente semana examinará de cerca sus macros y la ingesta de calorías, y tal vez deje de lado 200 calorías al día si es necesario para luego añadir solo un suplemento de apoyo y una caminata después de la cena cada noche.

Lo que no hará es hacer todos estos cambios a la vez en su dieta o entrenamiento, sin embargo, su pérdida de grasa será lenta y constante. En fin, el tipo SAS tiene muy poco riesgo de perder músculo, dañar la salud o rebotar;  los cambios saludables tienen tiempo para “mantenerse” y convertirse en hábitos a largo plazo, además aprenderá exactamente lo que funciona para el o ella.

La desventaja es que el progreso es más lento y esto podría afectar la motivación y el cumplimiento; si pasa esto puede hacer que vuelva a sus viejos hábitos. Un error que muchos cometen por ejemplo es pensar que un día pueden tomar un desayuno saludable y a la tarde se “merece” un helado compensando las “recompensas” pudiendo estancar cualquier progreso mínimo, por lo menos en la dieta.

Simplemente no te podemos recomendar uno u otro método, porque tu estilo de dieta está estrechamente relacionado con tu personalidad y honestamente tú deberías analizar las cosas y ver que funciona mejor para ti y como se ajusta todo a tu situación actual, en el trabajo, el estudio o tus actividades sociales y familiares.

¿ Que enfoque tomar al hacer dieta ?

En realidad, los tipos GID y SAS en realidad podrían aprender mucho el uno del otro; los GID podrían evitar rebotes si toman las cosas un poco más lento y permiten que sus buenos hábitos dietéticos se solidifiquen. Los SAS pueden obtener resultados más rápidos y mantenerse motivados si toman algunas señales de los GID.

Pero hay una tercera opción que muchos consideran que es la mejor de ambos mundos, y funciona para ambos tipos de personalidad; piensa en ello como una explosión de fuego seguida de una quemadura lenta y constante.

  • Adopta un enfoque GID más radical por un período de tiempo determinado, digamos de 1 a 4 semanas; aquí obtendrás resultados rápidamente, te entusiasmarás y te mantendrás motivado.
  • Luego pasa a un enfoque SAS, manteniendo solo los cambios que puedas mantener; de esta manera, continuarás y seguiras quemando grasa corporal saludablemente.

Hay infinitas formas de hacerlo en la dieta, dependiendo de tus preferencias; podrías bajar los carbohidratos a 50 gramos por día durante dos semanas, luego moverlos a algo más moderado. Podrías contar calorías y macros durante un mes, aprender mucho de esa experiencia y luego observar las cosas a partir de ese momento, pero piensa en un punto de partida para tu progreso y un período breve de rehabilitación hasta que recuperes el control y veas algunos cambios positivos.

Para todo, tu personalidad y tu mentalidad deben estar vinculadas fuertemente para elegir sabiamente; “mira hacia adentro” como dicen, siendo honesto acerca de los rasgos de tu personalidad, evaluando tu situación actual y tu forma de pensar, adaptando todo a tu estilo de vida para que no se produzca ese choque perjudicial para tu vida.

¿ Eres compulsivo cuando quieres bajar de peso ?

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad