Fisioterapia invasiva: EPI

Publicado el 7 enero, 2016 | Salud

Fisioterapia invasiva, EPI: Esta técnica de fisioterapia invasiva puede constituir un tratamiento eficaz para las lesiones deportivas, descubre qué es, cómo actúa y qué beneficios puede brindarte.

¿Qué es la EPI y cómo actúa?

La fisioterapia invasiva es aquella herramienta terapéutica que contempla el uso de agentes físicos de forma invasiva, es decir, penetrando nuestro organismo, con el objetivo de aliviar distintos problemas de salud.

La EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) forma parte de la fisioterapia invasiva y consiste en aplicar una corriente galvánica (de flujo constante, sin cambios en la polaridad y que causa efectos químicos sobre el tejido vivo) a través de una aguja de acupuntura y con la ayuda de los ultrasonidos (mediante ecografía).

Cuando se realiza un procedimiento de estas características, el tejido que ha recibido la corriente galvánica inicia un proceso inflamatorio local, este proceso induce a la fagocitosis (las células de defensa conocidas como fagocitos ingieren cualquier sustancia de desecho y material orgánico dañado) y en consecuencia el tejido se regenera y posteriormente se repara.

La EPI destaca como herramienta en la recuperación deportiva pues actúa sobre tendones, ligamentos y tejido muscular, siendo adecuado en patologías como el tendón de Aquiles, la fascitis plantar o el codo de tenista, que habitualmente afectan a numerosos deportistas.

Un tratamiento con EPI puede requerir entre 3 y 5 sesiones, dependiendo de cada caso en concreto y de las necesidades específicas de la persona.

¿Qué beneficios aporta la EPI?

Si comparamos esta técnica de fisioterapia invasiva con otros tratamientos podemos concluir que nos aporta importantes beneficios:

  • La EPI produce de forma inmediata cambios estructurales en el tejido afectado.
  • Actúa específicamente sobre el área de la lesión ya que es un tratamiento local.
  • Es una de las mejores técnicas para reparar por completo el tejido afectado ya que estimula muy eficazmente la proliferación de colágeno.
  • Posee una efectividad muy superior, aproximadamente del 80 % y además el índice de recaídas en la lesión tras la aplicación de EPI es muy bajo.

¿Es la EPI el mejor tratamiento para las lesiones deportivas?

Es delicado realizar una afirmación de este tipo ya que cada organismo es distinto, cada lesión también y las necesidades específicas de cada persona siempre varían.

Lo que sí podemos afirmar es que la EPI es una técnica de gran eficacia en el tratamiento de las lesiones deportivas, no obstante, no podemos olvidar que también se trata de una técnica invasiva, que destruye el tejido afectado y que generalmente resulta muy dolorosa.

Antes de emplear una técnica invasiva es importante recurrir a otras opciones de tratamiento que resulten menos agresivas para nuestro organismo, pero como hemos mencionado anteriormente, esto siempre dependerá de cada caso individual.

Para decidir si este tratamiento corresponde a tus necesidades específicas es importante que te dejes asesorar por un experto en fisioterapia deportiva, él evaluará de forma individual tu caso y te indicará si la fisioterapia invasiva y EPI resulta una opción terapéutica adecuada para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *