• Mi cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30 y SAB 9:30 - 13:30

¿ Estás comiendo emocionalmente ?

¿ Estás comiendo emocionalmente ?

Si alguna vez has hecho espacio para el postre, aunque estés lleno o te llenaste completamente con un helado cuando te sentías mal, entonces has comido emocionalmente; en realidad los alimentos se usan para elevar el ánimo y llenar así las necesidades emocionales, más que llenar tu estómago. Usar la comida de vez en cuando como una recompensa, o para celebrar, no es necesariamente una mala idea para ti, pero cuando ingieres todo lo que ves como un afrontamiento emocional, y con un primer impulso, abres el refrigerador sólo porque estás molesto, enojado, estresado, o aburrido, te quedarás atascado en un ciclo no saludable, difícil de salir, y donde el sentimiento real es un problema nunca abordado.

Las causas comunes cuando comes emocionalmente;

  • La presencia del estrés, que eleva el cortisol, lo que provoca antojos de alimentos salados, dulces y ricos en grasas, lo que dan una explosión de energía y placer.
  • Satisfacer las emociones es un tema crítico, porque en este caso se silencia de manera temporal, las emociones incómodas, incluyendo la ira, el miedo, la tristeza, la soledad, el resentimiento, y la verguenza, adormeciendo al cuerpo.
  • El aburrimiento o sentiminentos de vacío, es simplemente para aliviar un sentido de la vida que deja insatisfecha a la persona, ocupando su boca y su tiempo, lo que se vincula a una decadencia en la vida.
  • Los hábitos de la infancia, hace traer recuerdos cuando los padres recompensan la buena conducta con un helado, o con una pizza, o muchas hamburguesas, lo que se lleva a la edad adulta; en este caso aparece la nostalgia de niño, y se repite en cualquier momento.
  • Las influencias sociales nos llevan a reunirnos con otras personas para comernos algo, aliviando el estrés, pero también conduce a los excesos, porque es fácil dejarse llevar porque la comida está allí, o porque todo el mundo está comiendo.

El apetito emocional no puede ser llenado con los alimentos, porque comer puede hacer sentirte bien en el momento, pero los sentimientos que desencadenan el comer todavía están allí, y a menudo te sientes peor que antes, debido a las calorías innecesarias que consumiste, lo cual es un castigo, derrumbando también cualquier fuerza de voluntad para romper el ciclo. Para agravar el problema, también dejas de aprender maneras saludables de lidiar con tus emociones, aparece el sobrepeso, y la impotencia te lleva a comerte todo lo que ves, en cualquier momento, sin controlar tus sentimientos.

El apetito emocional

  • Aparece de repente.
  • Hace parecer que estarás satisfecho al instante.
  • Ansías alimentos específicos para tus antojos.
  • No estarás satisfecho con el estómago lleno.
  • Desencadena sentimientos de culpa, impotencia y vergüenza.

El apetito físico

  • Es gradual.
  • Puede esperar.
  • Está abierto a platos saludables.
  • Se detiene cuando está lleno tu estómago.
  • Eleva el espíritu y mantiene el metabolismo en correcto funcionamiento.

Si te haces la pregunta ¿ estás comiendo emocionalmente ?, tienes que encontrar otras maneras de cumplir con tus emociones; no es suficiente entender el ciclo o incluso de entender los factores desencadenantes, aunque es un primer paso, porque ahora necesitarás alternativas a la comida, que logrará una satisfacción emocional.

  • Si estás deprimido o solo, debes llamar a alguien que siempre te hace sentir mejor, jugar con tu perro o gato, o mirar una foto preferida o revivir un lindo recuerdo.
  • Si estás ansioso, gasta tu energía nerviosa bailando tu canción favorita, usar una pelotita de tenis apretándola, o dar un paseo a paso ligero.
  • Si estás agotado, disfruta de una taza de té caliente, toma un baño, o enciende algunas velas perfumadas, o incluso puedes envolverte en una manta caliente.
  • Si estás aburrido, lee un buen libro, observa un espectáculo de comedia, sale a caminar al aire libre, o recurre a una actividad que disfrutes (trabaja en carpintería, toca la guitarra, juega al futbol, haz scrapbooking, entre otras actividades).

En todos los casos debes aprender a aceptar tus sentimientos, incluso los malos; primero debes recordar que la actividad física hace maravillas para tu estado de ánimo y tus niveles de energía, además de ser un poderoso reductor del estrés; además debes tomarte un tiempo para relajarte, por lo menos 30 minutos diarios para descansar o entretenerte, lo cual recagará tus pilas. También no tienes que subestimar a las relaciones cercanas y actividades sociales, porque pasar el tiempo con personas activas mejorarán tu vida, y ayudará a protegerte de los efectos negativos del apetito emocional.

¿ Estás comiendo emocionalmente ?

¿ Como mantenéis a raya vuestros antojos ?

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad