• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30

Cuatro enfoques relevantes para seguir una dieta flexible

¿Es la dieta flexible la respuesta a la fatiga alimentaria o simplemente un atajo perezoso?… un científico físico que ha realizado la investigación establece el expediente en este tema candente, sobre todo ahora en primavera. La dieta flexible no es un enfoque nuevo, pero sigue siendo uno que recibe retrocesos, pues los de la vieja escuela y los predadores de comidas hardcore irritan a las personas que hacen dieta flexible porque este enfoque “si se ajusta a sus macros” permite e incluso fomenta comer alimentos poco saludables como parte de una fase de corte.

Para los detractores, este concepto de incluir comidas de trampa en un plan de comidas solo parece, bueno, hacer trampa. Pero, ¿esta percepción está respaldada por la ciencia?… Investigadores de las Ciencias del Ejercicio y del Performance and Physique Enhancement Laboratory de la Universidad del Sur de Florida, y su equipo de investigación decidieron poner a prueba una dieta flexible, desarrollando un primer estudio en individuos entrenados con cinco puntos clave de investigación en relación a un enfoque más inteligente.

La dieta flexible es tan saludable como se la hace

Una de las mayores críticas de la dieta flexible es que no es tan saludable como la planificación de comidas más estrictas; Después de todo, se te permite tener comidas trampa siempre que ajustes a una proporción de macronutrientes para cada día, de ahí el acrónimo IIFYM. Pero el hecho de que comas una barra un día no significa que toda tu dieta no sea saludable.

Para los científicos, la dieta flexible es una herramienta educativa más útil para tomar decisiones inteligentes sobre los alimentos que el seguimiento de las calorías por sí solo, y la experiencia de una dieta flexible puede conducir a un mayor éxito a largo plazo. Las dietas flexibles son tan saludables o poco saludables como se desee; entonces, el verdadero valor cuando la hagas, es que aprendas a elegir los alimentos más saludables, ajustando las opciones menos saludables de vez en cuando, además el seguimiento de macros, para que vayas aprendiendo hábitos saludables sin sentir privación.

La dieta flexible funciona solo cuando entrenas

El atractivo de una dieta flexible es obvio; en teoría, puedes comer lo que quieras y aún así perder peso. Muchos llevan este concepto un paso más allá y comienzan a creer que el entrenamiento de resistencia no es tan importante para alguien que se apega a sus macros, porque esa persona ya está a dieta para una mejor composición corporal.

Si tu objetivo es perder peso, la dieta flexible por sí misma va a funcionar muy bien, pero no vas a cambiar la forma de tu cuerpo sin un entrenamiento serio; sin este componente, serás una versión más pequeña y más infeliz de ti mismo. Recuerda que mientras haces dieta, levantar pesas mantendrá tu masa muscular o la aumentará, ¿ si ?.

Mantiene una dieta equilibrada con recetas deliciosas

 



La balanza puede no cambiar y eso está bien con la dieta flexible

Cuando pierdes grasa y ganas músculo, los números en la balanza rara vez cuentan toda la historia. Tu físico puede estar mejorando drásticamente si está ganando músculo y perdiendo grasa, pero la balanza puede no cambiar para nada y esto se logra rastreando los macronutrientes en lugar de calorías, añadiendo la proporción ideal de proteínas, carbohidratos y grasas en el cuerpo.

Así que acepta la idea de que la balanza no cambia y usa otros métodos (por ejemplo, cinta métrica, calibradores, análisis de impedancia bioeléctrica) para recopilar más datos y asegurarte de que la dieta flexible funcione para ti.

La dieta flexible es una mejor solución a largo plazo

El gran atractivo de una dieta flexible es que es mucho más fácil que seguir una dieta estricta y ahora parece que podría ser una mejor opción a largo plazo también. Aunque los resultados no mostraron una ventaja significativa para la dieta flexible durante el transcurso del estudio de ocho semanas, se hizo una observación sorprendente después.

La parte realmente intrigante vino durante la fase posterior a la dieta, pues después de diez semanas de no hacer nada, el grupo que siguió la dieta flexible en realidad ganó una cantidad significativa de masa corporal magra en comparación con el grupo de dieta estricta. En este caso, cuando se trata de dieta, la adherencia es la clave y en este caso, la dieta flexible tiene una mayor ventaja a largo plazo y esto marca la diferencia.

¿ Sigues una dieta estricta o vives la vida según tus instintos ?

 

Fuente


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad