casa

Cómo dejar de comer estrés cuando te quedas en casa

Publicado el 30 junio, 2020 | Salud

Todos estamos aprendiendo a volver a la nueva normalidad en casa o no, retomando las rutinas propias que se vinculan a la salud o la composición corporal.

La orden de quedarse en casa nos ha llevado a cambiar la forma en que nos comunicamos, hacemos ejercicio, trabajamos y comemos, ¿ cómo sigues tu rutina ?.

Todos estos cambios repentinos y la necesidad de adaptarse a la casa y la vida entorno a ella, incluso en el entrenamiento, rápidamente pudieron provocar estrés.

Tienes que saber que la ansiedad y el estrés pueden manifestarse en tus patrones de alimentación, lo que lleva a lo que comúnmente se conoce como alimentación emocional o alimentación por estrés.

¿Qué es alimentarte por estrés en casa?

Comer por estrés, o comer emocionalmente, es más o menos lo que parece: es cuando comes para escapar de cualquier mal sentimiento que estés experimentando, con la esperanza de que la comida te haga sentir mejor.

A veces es una decisión consciente, pero más a menudo es solo una respuesta sin sentido a una emoción vaga y negativa que no puedes identificar.

El estrés y el aburrimiento pueden desencadenar una alimentación emocional, especialmente cuando estás atrapado en casa y rodeado de comida todo el día.

Aunque estés ordenando alimentos reconfortantes que sean más altos en calorías que tus comidas habituales o que esté cocinando en casa con los ingredientes limitados que tiene a mano, puedes estar comiendo de manera diferente a lo que solías hacerlo.

¿ Qué consecuencias puede acarrear ?

El estrés puede provocar fatiga o depresión; en este escenario, una alimentación saludable en casa podría dejar de lado a los alimentos reconfortantes.

Lo que pasa que esos alimentos reconfortantes ricos en calorías pueden estimular la liberación de ciertos químicos en el cerebro que nos hacen sentir bien, pero también nos hacen querer seguir comiendo.

En un círculo vicioso, comer en exceso puede conducir a un aumento de peso, lo que aumenta el estrés y, a su vez, puede conducir a comer en exceso.

Casa

¿ Cómo prevenir el estrés alimentario ?

Lo más importante que todos deberían estar haciendo en este momento es cuidarse lo mejor posible, y eso implica practicar buenos hábitos alimenticios para mantenerse saludable, aunque la misión era “quedarse en casa”.

Controla tu mente, controla tu apetito




Primero, reconoce tus sentimientos: sabes que las emociones son el desencadenante de tu alimentación por estrés, entonces, ¿por qué no reconocerlas?. Está bien sentirse enojado, solo o aburrido a veces; los sentimientos pueden ser desagradables, pero no son peligrosos y no siempre es necesario «arreglarlos».

Deja que tus emociones vayan y vengan sin juzgarlas.

Luego, encuentra alternativas para comer: una caminata rápida o una taza de té de hierbas podría funcionar en su lugar. Si siented la necesidad de comer, prueba alimentos duros y crujientes que ayudan a aliviar el estrés al poner en funcionamiento los músculos tensos de la mandíbula.

Prueba comer un puñado de almendras, nueces de soja o algún snack saludable, entrenes o no, estés en casa o no.

Además, aliméntate regularmente y no te saltes las comidas: date permiso para comer, pues cuando estás estresado, es fácil posponer las comidas o incluso omitirlas por completo. Sin embargo, tus niveles de energía sufrirán, e incluso podrías terminar comiendo en exceso cuando finalmente comas.

Si el estrés te quita el apetito, intenta comer pequeñas cantidades de alimentos con mayor frecuencia durante el día.

Reduce el consumo de cafeína: las personas a menudo sienten falta de energía cuando están estresadas y recurren a la cafeína en casa como un estímulo, pero puede interrumpir el sueño por la noche.

Si la cafeína te mantiene despierto por la noche, bebe cafés y tés descafeinados.

Practica la alimentación consciente: cuando comes conscientemente, tratas de ser más consciente de tus señales internas de hambre y saciedad, además te vuelves más en sintonía con lo que te lleva a comer en primer lugar.

La alimentación consciente puede ayudarte a evitar comer en exceso y permitirte disfrutar más de tu comida, incluso cuando comes menos.

En todo momento, presta atención lo que necesite tu cuerpo estés en casa, en el trabajo o en el gimnasio.

¿ Controlas tus antojos cuando te quedas en casa ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *