• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN a VIE 9:00 a 19:30h / SÁB: 9:30 a 13:30h

Análisis nutricional de las bebidas energéticas

¿Sabes qué le estás aportando a tu cuerpo cuando tomas una bebida energética? En este artículo te descubrimos qué contienen estas bebidas y por qué no resultan apropiadas para un organismo sano.

Las bebidas energéticas, una moda peligrosa

Las bebidas energéticas son consumidas por los adolescentes cada vez con mayor frecuencia pero no debemos olvidar que no son pocos los deportistas que también recurren a este tipo de preparaciones para aumentar su sensación de vitalidad y energía y para poder rendir más en el gimnasio.

¿Pero son las bebidas energéticas adecuadas para estos objetivos? Lo cierto es que un deportista no debería contaminar su cuerpo con algunos de los ingredientes que encontramos de forma habitual en estas bebidas, y desde luego, los adolescentes no deberían incorporarlas a su alimentación de forma cotidiana, ya que no resultan compatibles con una dieta saludable y equilibrada.

Análisis nutricional de las bebidas energéticas

Sin lugar a dudas, uno de los datos más alarmantes de estas bebidas es la excesiva cantidad de azúcar que contienen como veremos detalladamente, pero aún hay más, veamos con detenimiento cuáles son los ingredientes principales que se utilizan:

  • Azúcar simple: La azúcar simple o sacarosa es un carbohidrato de rápida absorción que a diferencia de otros edulcorantes (como por ejemplo la miel) no nos aporta ninguna propiedad ni nutriente, por lo tanto, está repleta de calorías vacías. Lo alarmante es que estas bebidas llegan a incluir entre 11 y 13 gramos de azúcar simple por cada 100 mililitros
  • Taurina: La taurina es un aminoácido presente de forma natural en nuestro organismo, sobretodo en músculos y que también actúa como neurotransmisor, el problema es que 250 mililitros de bebida energética pueden llegar a contener 1.000 miligramos de taurina, una cantidad muy superior a la recomendada.
  • Cafeína: Las bebidas energéticas contienen una media de 30 miligramos de cafeína por cada 100 mililitros. La cafeína estimula el Sistema Nervioso Central y es útil para mejorar el rendimiento mental, cuando se administra en las dosis adecuadas incluso mejora la resistencia física y retrasa la percepción de la fatiga, no obstante, se puede obtener a través del café, un producto mucho más natural y menos nocivo que cualquier bebida energética.
  • Vitaminas del complejo B: Las vitaminas del grupo B son esenciales para metabolizar adecuadamente los carbohidratos, lípidos y grasas, de ahí que sean muy importantes para mantener nuestra energía. El problema es que son solubles en agua y se excretan a través de la orina, como las bebidas energéticas contienen una cantidad excesiva de vitaminas del complejo B, éstas acaban provocando deshidratación, un fenómeno especialmente peligroso si estamos realizando ejercicio físico.
  • Sodio: Las bebidas energéticas no sólo contienen excesivas cantidades de azúcar, sino también de sodio, esto resulta especialmente nocivo para las personas que padecen hipertensión arterial, pero en cualquier caso está lejos de ser saludable, ya que a través de los alimentos cotidianos ya ingerimos el suficiente aporte de esta sustancia y un exceso de la misma puede causar retención de líquidos.

Podemos concluir que al observar el análisis nutricional de las bebidas energéticas percibimos claramente que éstas no deben contemplarse en el contexto de una vida saludable y que si queremos aumentar nuestra energía tenemos mejores recursos para hacerlo, como una buena alimentación y un descanso adecuado.


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad