El anabolismo/catabolismo y la inflamación, dos importantes relaciones para la longevidad

Publicado el 16 febrero, 2019 | Salud

La psiconeuroendocrinología, o el estudio de cómo interactúan la mente, el cerebro y las funciones hormonales, proporciona un vistazo a la neuroanatomía del sistema endocrino y ha contribuido a nuestra comprensión de las conexiones entre el cerebro y los procesos periféricos; se tiene demostrado que los niveles hormonales coordinan las respuestas adaptativas para mantener la homeostasis y regular los procesos fisiológicos periféricos (Sapolsky, Krey y McEwen, 1986), y estas respuestas pueden a su vez producir efectos adversos en la salud o limitar la longevidad.

Además, los niveles hormonales desempeñan un papel importante en los procesos de envejecimiento fisiológico, que durante mucho tiempo se han asociado con niveles hormonales alterados, sin embargo, se ha propuesto que los efectos del envejecimiento en los niveles hormonales (p. Ej., Disminuciones en el factor de crecimiento similar a la insulina IGF -1 y la hormona del crecimiento HGH, y aumentos en el cortisol) no son una parte definitiva del envejecimiento o la longevidad, pues se puede relacionado con el estrés crónico en lugar del paso de la edad (Epel, Burke, y Wolkowitz, 2007).

Los marcadores hormonales y la longevidad

Ahora, investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard llegaron la conclusión que a medida que aumenta la esperanza de vida, más hormonas anabólicas, y menos catabólicas, produce el cuerpo; los científicos lo demostraron trabajando con un ensayo epidemiológico molecular en 925 hombres y mujeres mayores de 54 años. Los investigadores utilizaron datos que se habían recopilado en el estudio sobre el entorno social y los biomarcadores del envejecimiento en Taiwán; para ese proyecto, los científicos midieron la concentración de las hormonas IGF-1, DHEA y cortisol y la proteína inflamatoria interleuquina-6 en la sangre de 925 personas taiwanesas, además midieron la longevidad mediante la longitud de los telómeros en el ADN de los glóbulos blancos de los sujetos.

Cuanto más cortos son los telómeros, más corto será el tiempo que probablemente nos queda para vivir

En este estudio, los resultados se daba que cuanto menos hormonas anabólicas IGF-1 y DHEA tenían en un cuerpo, más cortos eran los telómeros de los participantes, aunque las relaciones no fueron estadísticamente significativas. Ahora bien, cuanto más cortisol tenían en el cuerpo, más cortos eran los telómeros de los participantes; el cortisol se libera en grandes cantidades en condiciones de estrés físico y psicológico, y tiene un efecto catabólico y en este caso esta relación tampoco fue estadísticamente significativa.

 Si quieres vivir más tiempo acelera tu recuperación con suplementación de post-entreno de gran calidad




Cupón Descuento MASmusculo.com BLOG

Dos relaciones claves para la longevidad

Posteriormente, los investigadores analizaron la relación entre las hormonas anabólicas IGF-1 y DHEA y el cortisol catabólico (resumen del desequilibrio del Anabolismo y Catabolismo) sobre la longevidad; en este caso la relación entre esta relación y la longitud de los telómeros fue estadísticamente significativa.

Otra relación que resultó ser estadísticamente significativa fue la que existe entre la interleuquina-6 (IL-6), una proteína inflamatoria que se libera en grandes cantidades cuando se entrena en exceso o está sujeta a estrés psicológico, y la longitud del telómero; cuanto más IL-6 sintetizaban los sujetos, más cortos eran sus telómeros, además, ya se sabía que el aumento de la síntesis de proteínas inflamatorias como la IL-6 y el TNF-alfa disminuía la longitud de los telómeros.(Plosone 2011; 6 (5): e19687)

En resumen, en este estudio poblacional de adultos taiwaneses de mayor edad, se encontró que los niveles altos de IL-6 se asociaron con una menor longitud de telómeros, y una medida de resumen de desequilibrio de Anabolismo / Catabolismo más alta se asoció con mayores probabilidades de tener una menor longitud de telómeros.

Los esfuerzos para abordar los niveles bioquímicos anabólicos y catabólicos en entornos clínicos pueden contribuir a la capacidad para detectar las condiciones de salud adversas asociadas con la longitud de los telómeros y potencialmente identificar mecanismos para disminuir y tratar las consecuencias relacionadas con estas condiciones en relación a la longevidad. Los investigadores están preocupados por las personas que sufren de depresión, pero sus resultados también pueden ser de interés para los atletas, sean que entrenen con pesas o con cualquier disciplina deportiva.

 ¿Podrían los atletas que entrenan en exceso a largo plazo acortar sus vidas? ¿Y no podrían las intervenciones que reducen la síntesis de cortisol o aumentar la síntesis de hormonas anabólicas ayudar a extender la esperanza de vida de los atletas?



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *