• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30

Adelgazar durmiendo haciendo musculación

Al pensar en alguna actividad para adelgazar, invariablemente el correr, hacer bicicleta, o la caminata, es decir, los ejercicios aeróbicos son los primeros de la lista. Lo que probablemente no se sabe es que a largo plazo el gasto de energía haciendo pesas puede ser superior. Y si la persona es sedentaria o está desentrenada los ejercicios de fuerza consumen más energía en menos tiempo. Las actividades aeróbicas queman grasas, pero sólo tras cierto tiempo en cambio los ejercicios más intensos y no tan largos, como los anaeróbicos queman las reservas más rápidas encontradas en el músculo, como el ATP, el glucógeno y la creatina; por ello, tienen la fama de no codayudar en el adelgazamiento.

Sin embargo en las horas posteriores al entrenamiento el cuerpo necesita recuperar las reservas energéticas utilizadas en el esfuerzo. Además, hay que recuperar las células musculares y aumentar el volumen de músculo (hipertrofia) como adaptación al esfuerzo sufrido. Para todo esto el cuerpo utiliza energía, las tan famosas calorías, que están en su mayor parte de las reservas de grasa. El total gastado durante el entrenamiento debe ser sumado con lo que se va a gastar en las horas posteriores.

Así, el total de energía gastada en un entrenamiento de musculación con mayor intensidad y menor duración puede ser semejante al de un entrenamiento aeróbico más largo. Una persona quue no está entrenada puede no aguantar mucho el tiempo de corrida que sería necesario para adelgazar. Pero en la musculación y haciendo intervalos, es posible empezar con entrenamientos que ya consumen más energía.

Adelgazar durmiendo

La musculación proporciona la alteración de la composición corporal; aquí se gana o al menos se mantienen los músculos que constituyen la masa magra, y se pierde grasas, la masa grasa; y según los expertos el adelgazamiento debe estar relacionado con la pérdida de masa grasa y no de masa muscular.

Muchas veces el efecto no aparece en la balanza, pues la masa muscular pesa más que la grasa, ocupando un volumen menor, es decir podemos adelgazar visiblemente ganando músculos y perdiendo medidas sin que eso sea perceptible en el peso.

La masa magra también acelera nuestro metabolismo; aquí los músculos gastan más energía que grasa para mantenerse. Con esto, el aumento de la masa magra acarrea un aumento de la energía necesaria para mantener el cuerpo vivo en su día a día (tasa metabólica de reposo) y de esta manera la ganancia de masa muscular contribuye al aumento del gasto energético en reposo, y entonces se adelgaza durmiendo.

Por gastar mucha energía para ser mantenido el músculo es eliminado del cuerpo cuando no es usado. Así, la musculación necesita de una rutina para que este protocolo haga efecto. El descanso también es esencial, tras el estímulo el cuerpo necesita recuperarse y los entrenamientos diarios acaban produciendo efectos menores que aquellos obtenidos en el intervalo de descanso.

Dieta más ejercicio

Así como cualquier otro deporte la musculación sola no hace el milagro. Los efectos serán vistos solo si es combinado con una alimentación adecuada, lo que no significa pasar apetito. El cuerpo necesita de una serie de nutrientes para componer la nueva masa muscular, para eso, una alimentación balanceada es esencial y la suplementación en el momento adecuado también siempre siguiendo un ciclo que va desde el principiante donde se requieren por lo general multivitamínicos, durante la primera fase del entrenamiento agregando proteínas en polvo, bebidas de carbohidratos, creatina y glutamina; y de acuerdo al tipo de plan de entrenamiento otros suplementos como los energéticos, los aminos BCAA’s, los constructores de músculos, termogénicos, ganadores de peso, y hasta suplementos herbales que mantienen el organismo con buena salud y niveles hormonales óptimos.

Las investigaciones muestran aunque se tengan dietas muy restrictivas, la musculatura es preservada si la persona hiciere musculación y aquí la masa grasa es perdida. Así mismo si la dieta rigurosa fuere hecha con un entrenamiento aeróbico, hay pérdida de peso semejante pero también se pierde masa muscular disminuyendo el metabolismo de reposo. Lo ideal es consultar con un nutricionista para adecuar la dieta al ejercicio y a los objetivos de pérdida de peso.

Artículos relacionados:


Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad