• Mi cuenta Crear una cuenta
  • Envío 24h en península antes de
Busca tu tienda MASmusculo
  • 910 60 96 55 910 60 96 55
    LUN-VIE: 9:00 - 19:30

El aceite de coco y el entreno

Las buenas noticias sobre el coco comenzaron realmente con la investigación en los años 60 y los años 70, con una cierta cantidad de lo que investigadores llamaron “experimentos naturales”. Diseñaron un estudio multidisciplinario a largo plazo para examinar la salud de las personas que viven en las pequeñas e idílicas islas de Tokelau y Pukapuka. Cada comida para estas comunidades se basa en cocos, cosechados de lo que ellos llamaron “el árbol de la vida”. Beben leche de coco y agua; cocinan la carnosa carne fibrosa de coco o la comen cruda.

Las dietas de estas comunidades eran indudablemente “altas en grasa”, con entre 35-50% de calorías provenientes de grasa, la mayoría saturada. Los médicos visitantes conjeturaron que los Tokelauans en particular podrían haber tenido el mayor consumo de grasas saturadas documentado en el mundo, pero la gente no era gorda. Por el contrario, los isleños de Pukapuka y Tokelau eran magros y sanos por cualquier medida; estaban prácticamente libres de aterosclerosis, enfermedades del corazón y cáncer de colon, además los problemas digestivos y el estreñimiento son raros entre ellos, por lo general no presentan signos de enfermedad renal y el colesterol alto en la sangre es desconocido para la mayoría de los isleños, por tanto es interesante ver la relación entre el aceite de coco y el entreno.

El aceite de coco, entonces y ahora

Érase una vez, el aceite de coco era la última “grasa mala ” y se la conocía durante la historia como el ingrediente clave de la comida chatarra; pero, nadie pero nadie, se puso a pensar en las siguientes diferencias.

El aceite de coco refinado es

  • Extraído con hexano u otros disolventes
  • Refinado, blanqueado, desodorizado y mezclado con conservantes
  • Hidrogenado, reduciendo el contenido sano de grasas saturadas y desarrollando las grasas trans insalubres.
  • Relacionado con la enfermedad coronaria y el aumento de los niveles de “colesterol LDL”.

El aceite de coco virgen es

  • Regulado por la Comunidad de Cocoteros de Asia-Pacífico
  • Procesado de manera que preserven el contenido saludable de grasa
  • Vinculado en estudios de pérdida de grasa
  • Un factor importante para mejorar los marcadores de salud coronaria
  • Resistente a la oxidación y al deterioro del organismo
  • Tiene un sabor y olor de coco ligero y agradable

El aceite de coco y los objetivos dentro del entreno

Más de la mitad de los ácidos grasos en el aceite de coco son un tipo particular de grasa saturada llamada triglicéridos de cadena media (TCMs), que se metabolizan en el cuerpo de manera diferente de otras grasas saturadas y, rara vez se almacenan como grasa corporal. Más bien, el cuerpo prefiere utilizarlos como energía, casi como los carbohidratos, aunque no levantan el azúcar de la sangre de la manera que los carbohidratos lo hacen.

Su nivel excepcionalmente alto de biodisponibilidad hace que los TCMs estén entre los pilares para cocinar o complementar las comidas entre los culturistas, específicamente en la fase de corte, puesto que requieren de calorías para producir energía, pero no desean añadir un exceso de grasa corporal a sus cuerpos. Los atletas de resistencia también usan TCMs durante sus entrenos o competiciones para obtener energía rápida, por tanto es un interesante vínculo entre el aceite de coco y el entreno.

También son una fuente de energía popular para los atletas con dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos, ya que sus cuerpos convierten ciertos tipos de TCMs en cuerpos cetónicos, que sus cerebros y cuerpos pueden usar para energía en lugar de los carbohidratos.



Un quemador de grasa para todos

El aceite de coco es definitivamente una herramienta nutricional cuya utilidad no se limita a los atletas de élite; un estudio publicado en la Revista Internacional de Obesidad y Trastornos Metabólicos encontró que el mismo aumentó el consumo de grasa y calorías en hombres con sobrepeso y también condujo a un menor almacenamiento de grasa.

Otro estudio en la misma revista encontró que el consumo de grasas de aceite de coco en el transcurso de 27 días aumentó tanto la quema de grasa y el gasto de calorías en las mujeres que deseaban adelgazar, sin embargo, estos estudios utilizaron un alto porcentaje de calorías como alimento (30%); una cantidad que no es práctica para la mayoría de la gente.

No obstante, parece que su rica concentración de TCMs puede aumentar la quema de grasa y el gasto de calorías, especialmente si sustituyen a otras grasas en la dieta, como el aceite de cártamo o los aceites vegetales altos en omega-6. Los investigadores que escribieron en el “Journal of Nutrition” señalando que el aceite de coco virgen aumenta los sentimientos de plenitud y puede ayudar con el control del peso, sobre todo cuando es utilizado como un reemplazo para otros aceites, sobre todo porque los estudios coinciden que es el único aceite que puede reducir la cintura.

Un hallazgo muy interesante para hablar sobre el aceite de coco y el entreno es que la gente que consume el aceite de coco también reduce espontáneamente su consumo de carbohidratos y aumenta su consumo de proteína y fibras; los investigadores concluyen que “la suplementación con aceite de coco no causa dislipidemia (colesterol elevado o grasa en la sangre) y promueve una reducción en el sobrepeso, lo cual es importante para todos.

No hay muchos estudios que prueben que el aceite de coco específicamente sirve para la pérdida del peso, pero los estudios que han investigado sus efectos en el metabolismo indicando claramente que puede ser una adición valiosa a la dieta de la gente que intenta perder el peso. Si bien es difícil hacer una recomendación específica sobre la cantidad de aceite de coco para usar como suplemento, se cita que puede ser particularmente para usar al freír u hornear, porque tiene un alto punto de cocción y un bajo grado de oxidación, lo que significa que resiste el tipo de daño de las moléculas de oxígeno pícaras conocidas como radicales libres.

Como los panaderos vegetarianos y veganos pueden atestiguar, el aceite de coco es también el primer sustituto de la mantequilla si desea hornear versiones más saludables de galletas, pasteles y panes que retienen esa textura y sabor mantecoso. Se puede usar para saltear verduras y hacer huevos o cocinar alguna carne magra en una sartén

Un poderoso desayuno con aceite de coco

Sabemos que el desayuno debe ser rico en proteínas, pero también puede convertirse en un elixir si se sabe combinar algunos ingredientes saludables;

  • 1 cucharada de aceite de coco virgen
  • 2 cucharaditas de mantequilla
  • 2 manzanas sin pelar y cortadas en pedazos pequeños
  • 4 tazas pequeñas de espinacas
  • 4 huevos, ligeramente batidos
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de pimienta a gusto
  • 1/4 cucharadita de sal a gusto

Aquí, se puede derretir el aceite y la mantequilla en una sartén grande a fuego medio; añadir la manzana, revolviendo de vez en cuando hasta que las manzanas se doren ligeramente, dando vueltas cerca de 4-6 minutos.

Agregar las espinacas y cocinar durante 1-2 minutos hasta que empiecen a marchitarse, para entonces vertir el huevo sobre todo y revolverlo para mezclar bien. Espolvorear al final con la cúrcuma, la pimienta y la sal, mezclar bien, cocinando hasta que los huevos alcancen la cocción deseada.

¿ Consumes aceite de coco con frecuencia ?

 

Fuentes

  1. American Journal of Nutrition: Cholesterol, coconuts, and diet on Polynesian atolls: a natural experiment: the Pukapuka and Tokelau island studies
  2. Journal of Chronic: The Tokelau Island Migrant Study: serum lipid concentration in two environments

Escribir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Información básica de protección de datos. Responsable del tratamiento: Osuna Sport SL. Finalidad: publicación de preguntas / comentarios. Base legitimadora: Consentimiento del interesado. Ejercicio de derechos e información ampliada sobre protección de datos en política de privacidad